Mantras – Vibra con el Universo

mantras vibra con el universo 2

Mantras – Vibra con el Universo


Por: Carla Sanchez  |  15 febrero, 2017

Vivimos en un mundo sonoro. El sentido del oído nos sitúa y nos ayuda a percibir lo que nos rodea y también a conectar con nosotros mismos. Hablamos, cantamos, el ritmo y la música son una extensión de nuestro poder de comunicación, expresión e instinto puro.

El sonido está ligado a la humanidad desde la prehistoria y ha sido una herramienta de comunicación presente en nuestro cuerpo a través de la voz y los gestos. En la naturaleza se manifiesta en infinitas expresiones y ha sido utilizado para sanar en múltiples culturas, asimilando la vibración del sonido como una fuerza del universo en sí misma.

La primera aparición de la palabra Mantra se halla en el “Rig Veda”, el texto más antiguo de India, que data del segundo milenio a.C. Sus primeros significados eran: “instrumento de pensamiento, oración, ruego, o canción”; es un término sánscrito cuya traducción literal es man-mente y tra-liberar, lo que libera la mente.

A grandes rasgos, podría decirse que los Mantras son sonidos compuestos por sílabas, fonemas, palabras, o grupos de palabras enlazadas, que entonadas rítmicamente crean una vibración en el cuerpo y en la mente que nos ayuda a sosegarnos, a encontrar concentración y a equilibrar nuestra línea de pensamiento.

La primera vez que se escucha un Mantra, si no se está familiarizado con el tema, o no se tiene práctica alguna de yoga, es fácil hacer una relación errónea con elementos religiosos y por lo tanto activar el mecanismo de los prejuicios.

Aunque el origen de los mantras es manifiestamente espiritual, no es necesario ser hinduista, budista, o pertenecer a ningún credo para poder disfrutar de los beneficios de esta técnica milenaria que tanto bien puede aportarnos.

El Mantra es el canto reiterado de un sonido con significado al que se le puede imprimir un ritmo activo o más lento, o simplemente se puede evocar mentalmente como un pensamiento repetido. A medida que se va entrando en la vibración del mantra, la mente se enfoca solo en eso de forma natural, alejándose de los pensamientos cotidianos y de todo aquello que genera ruido interior, de los problemas externos, favoreciendo una conexión profunda con el momento presente.

Se me ocurren algunas imágenes de la naturaleza que sugieren la idea de Mantra: las olas del mar rompiendo en la orilla, las mareas, el planeta tierra orbitando en su eje, la salida del sol y el atardecer de cada día, la respiración y el latido del corazón, ambos mantras del organismo… Todos son movimientos constantes que tienen su propia música y se repiten una y otra vez; cuando pones el foco en ellos la mente se despeja y lo demás parece parar.

El Mantra es un instrumento individual que activa diferentes áreas cerebrales poniendo en acción estructuras relacionadas con la planificación del movimiento, la memoria y la atención. Este mecanismo hace que el Mantra pase por los canales subliminales que usamos para interpretar la música; podemos intelectualizar el significado inicialmente, pero su eficiencia se revela precisamente cuando nos dejamos llevar sin más por la vibración del sonido sin pensar en bucle qué representa o para qué sirve; es ahí cuando se da un estado pleno de meditación.

A la hora de practicar podemos detenernos a pensar unos instantes en su simbolismo y después dejarlo ir, entregándonos sin más al canto.

Puede entonarse un número de veces determinado, o también practicarse más intuitivamente, dejando que el tiempo aparezca por sí mismo hasta sentir que se debe finalizar.

Existen numerosos mantras, algunos de ellos muy conocidos como el popular OM, sonido sagrado de las doctrinas Dhármicas, el budismo o el hinduismo, y que se asocia al concepto de sonido primordial, la vibración del universo en el momento de su creación.

Los chakras, centros energéticos del cuerpo, también tienen su propio sonido y puede trabajarse a modo de Mantra. Este tema lo trataré en un post específico más adelante.

Hay mantras mucho más elaborados fonéticamente y algunos componen auténticas canciones, como “Gayatri mantra”, uno de mis favoritos; es una oración hinduista que conecta con la idea de génesis y se recita al amanecer y al atardecer.

Podemos cantar mantras como éstos, que ya existen y que representan algo específico con una utilidad clara; pero además podemos crear nuestros propios mantras, sonidos que nos generen calma, que nos inspiren ciertas emociones como amor o serenidad y dotarlos de significado, la asociación mental será igualmente eficaz.

Beneficios:

Practicar el canto o repetición mental de un mantra proporciona estabilidad anímica, calma el ruido emocional y crea claridad.

Favorece el aprendizaje, incrementa el desarrollo de la creatividad, despeja el pensamiento, disminuye los niveles de ansiedad y es una gran técnica de concentración.

Genera también intimidad mental y puede ayudar a calmar el dolor físico.

El canto colectivo de mantras funciona como un amplificador de energía y su significado se potencia.


 

Carla Sanchez

Profesora de yoga en aomm.tv y actriz. Practica yoga desde niña. El entusiasmo por la expresión y la conexión con el cuerpo son característica de su carácter. Recibe formación en Hatha yoga en la ‘Escuela Internacional’, y en Vinyasa Flow en Nueva York con ‘Evolation’


 

Yo Elijo Cuidarme

Carla Sánchez

Yo me Amo, T1:Ep3

Este flow con el mantra “Yo elijo” está orientado a prestarte atención y darte un tiempo muy merecido. A trabajar desde la honestidad y la autocrítica. Abre tus caderas y libera tu columna de tensiones con esta secuencia centrada en el amor propio desde el conocimiento de tu cuerpo, escogiendo con libertad y sabiduría las distintas opciones y variantes que se te irán presentando a lo largo de la práctica.

INGRESA TU EMAIL SI QUIERES RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE GAIA

Testing message will be here

Al introducir tu correo electrónico, aceptas nuestros términos de uso y políticas de privacidad



Pratyahara, el control de lo externo

pratyahara el control de lo externo 2

Pratyahara es el quinto elemento entre las ocho etapas del Ashtanga yoga. Su significado nos recuerda la importancia de tener autodominio y no dejarse llevar por las influencias externas.

Al igual que el resto de los elementos del Ashtanga yoga, este autocontrol solo se puede conseguir a través de la práctica, aprendiendo a desatender lo que no queremos y sabemos que nos perjudica.

Se dice que hay tres niveles de “Ahara o alimentos del ser”, por un lado el alimento físico, en el que están incluidos los cinco elementos para nutrir el cuerpo; en segundo lugar estaría la impresión, o sustancias sutiles para nutrir la mente, más bien serian los cinco sentidos, oído, tacto, vista, gusto y olfato. En el tercer nivel se encuentran nuestras asociaciones con las personas, las que ocupan un lugar a nivel del corazón, que se encargan de alimentar nuestra alma y las que están en posición contraria.

Leer el artículo

Más sobre Estilo de vida

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo
Testing message will be here