5 Maneras de ser amable en el día a día

5 Maneras De Ser Amable En El Día A Día

5 Maneras de ser amable en el día a día


By: Olga Castañeda  |  May. 05, 2015

Siempre se ha dicho que la sonrisa en contagiosa, y es verdad. La actitud con la que nos mostramos ante el mundo, ante la sociedad, ante el resto de seres humanos, será la misma que el mundo nos devolverá. Si nos dejamos envolver y arrastrar por nuestros pensamientos y estados de ánimo negativos, todo nuestro ser emanará pesimismo, egolatría, insatisfacción… creando a nuestro alrededor un clima oscuro en el que nadie querrá estar cerca.

Somos conscientes de la necesidad humana por vivir en sociedad lo más satisfactoriamente posible. Decía el genio Albert Einstein: “La felicidad de los seres humanos se mide por la calidad de sus relaciones sociales” ¡Qué razón tenía!

Ser amable: fácil decirlo y ¡qué difícil hacerlo! Ya es bastante complicado vivir nuestras frenéticas vidas día a día para tener que sonreír a extraños y decir “por favor” y “gracias”. Pero para vivir una vida plena y llena de sentido, ser amable hace que las personas se sientan bien y construye el camino para crear buenas relaciones interpersonales.

Hoy vamos a proponeros cinco maneras de ser amables en el día a día para ser mejores personas y sentirnos mejor ¿Lo intentamos?

1º SONREIR

Tal y como abríamos este artículo “La sonrisa se contagia” ¿Creeís que no? Ok, hagamos la prueba. 

2º SALUDAR, DESPEDIR, AGRADECER, DISCULPAR…

Normas básicas de cortesía para hacer que las demás personas sientan que existen e importan. Decir “Buenos días”, “Hasta pronto”, “Gracias”, “Por favor” o “Perdón”, son palabras que ejercen una fuerza poderosa en los demás y crea un ambiente de sosiego alrededor. Pensemos cuando nos empujan en el autobús y la persona nos ignora por completo, nos sentimos furiosos y frustrados; pero si nos piden perdón… ya no parece tan grave ¿a qué no?

3º PREGUNTAR QUÉ TAL ESTÁS

Vamos tan deprisa con nuestras miles de tareas a cuestas que se nos olvida hasta respirar. Parémonos, tomemos un respiro y preguntemos a esa persona que sabemos que está pasando por un momento delicado, tiene a un familiar enfermo o se ha quedado sin trabajo, cómo se encuentra. Se sentirá reconfortado por nuestra atención y nosotros satisfechos, creando un espacio de bienestar.

4º APRENDER A ESCUCHAR

Por muchos problemas que tengamos y pensemos que son los más importantes del mundo, no podemos olvidar que formamos parte de una inmensa comunidad mundial con millones de seres como nosotros con sus preocupaciones y problemas. Escuchémoslos con atención y cariño… posiblemente después de todo los nuestros no parecen tan graves.

5º CORTESÍA

Con las personas mayores, con los enfermos, con los niños… con las personas más vulnerables, hagamos por facilitarles la vida: ofreciendo nuestro sitio en el metro, sujetando las bolsas de la compra, ayudándoles a cruzar el semáforo… pequeños detalles que nos harán más conscientes y mejores personas.

Esperamos que estas sencillas pautas sirvan para que entre todos ayudemos a crear una sociedad más sana y feliz. Os proponemos esta maravillosa meditación en la compasión de Juan Manzanera

Os esperamos en Aomm.tv


 

Olga Castañeda

Profesora de pilates, yoga y meditación. Nutricionista. Los verdaderos valores para una vida plena residen dentro de ti. Que tu alimento sea tu medicina y tu mente la puerta al autoconocimiento y la felicidad.


 



El impacto del Auto-Conocimiento durante la Maternidad

Untitled Design (8)

La maternidad es un portal de iniciación, no importa cuántas veces lo atravesemos. A partir de la primera gestación, toda nuestra vida se revoluciona. Nuestras prioridades cambian y nuestro mundo se pone de cabeza.

¿Cómo podemos aprovechar esto para nuestro crecimiento personal?

Es que lo que se avecina, posiblemente sea una crisis de identidad. A partir de esta gestación, nos estamos transformando por dentro y por fuera. Vemos cambios y queremos tener certezas, control, pero muchas veces, esta etapa es de lo más incierta y donde nos trae el regalo de aprender a confiar en la vida, la naturaleza y, sobre todo, en nosotras mismas.

Esta transformación nos invita a reflexionar y a flexibilizar todas nuestras creencias acerca de cómo queremos ser para nuestra decendencia. Lo más probable es que cuando tengamos en brazos a esa criaturita, al mirarle a los ojos, nos veamos en un espejo profundo y lleno de incertidumbre.

Entender nuevos roles, nuevas prioridades, re-acomodar nuestros valores, darnos tiempo para atravesar esa crisis de identidad, que muchas veces se presenta y que claro, es muy lógica. A partir de allí, pensar en ¿Quién estoy siendo? y ¿qué madre quiero ser?, puede abrirnos la puerta a un crecimiento personal exponencial y nos permitirá vivir la Crianza y Educación Consciente.


Te compartimos ésta meditación guiada con Emy Shanty para reencontrarte con la memoria de tu verdadera naturaleza, la conexión con la Fuente Inagotable de Vida, con el Poder Infinito que Crea y da Vida a toda la Existencia.

Disponible en Gaia

Continúa…

¡Quiero ser una buena madre!

Muchas veces cuesta volver a encontrar el nuevo punto de equilibrio, es que con todas las exigencias que presionan a la gestante y en medio de toda esa revolución interior, debemos hacernos cargo de nuestros cambios físicos, psíquicos y emocionales, de tener todo lo necesario para esa cría, e incluso, muchísimas veces nos hacemos cargo de las exigencias de nuestro entorno o sociedad que nos marcan el sendero de cómo debiéramos ser y hacer.

Todas queremos ser consideradas buenas madres, nos criaron y educaron de esa forma, pero ¿qué es exactamente ser una buena madre?

¿Tener todo lo más moderno? ¿Comportarme de tal manera? ¿Traerlo al mundo por parto natural? ¿Estar presente 24×7? ¿Darle pecho? ¿Hacer colecho? ¿Estar piel con piel la mayor cantidad de tiempo posible? ¿Portearlo? La realidad es que nada de esto asegura “ser una buena madre”.

Suena imposible no terminar agotadas y entre todas esas exigencias sociales, entender el torbellino de emociones que nos atraviesan como si nada y muchas veces se quedan con nosotras por un largo tiempo.

Ser una “buena madre” dependerá siempre de los ojos de quien juzgue y aquí es donde entra la gran oportunidad de Conectar con nosotras mismas, con nuestra compasión, nuestro amor propio, lo que queremos, nuestros valores, nuestros nuevos roles, corrernos de ese lugar exclusivo de hija para dar lugar a descubrir nuestra forma de maternar.


Aquí te compartimos el trailer del documental E-motion disponible en Gaia/ Imagina un mundo donde las emociones atrapadas, los miedos, las ansiedades y las experiencias no procesadas de la vida retenidas en nuestro cuerpo son la fuente de todo lo que nos aflige. E-Motion crea nuevos paradigmas en la forma en que abordamos nuestra salud.

Continúa…

Ser “una buena madre” para nuestra cría, implica darnos el tiempo y espacio para conocerla, conocer nuestro binomio, nuestro vinculo, auto conocernos, nuestros ciclos, nuestros tiempos, las particularidades de cada uno y el poder darle lo que este ser en particular necesita, así como aprender a darnos a nosotras lo que necesitamos.

Me gustaría compartirte algunos tips para que puedas poner en práctica los que resuenen contigo:

  • Aceptar cada etapa en la maternidad:

Al principio, puede dar muchísimo miedo, euforia, ansiedad, tristeza. Cada etapa de la gestación, parto, post parto y crianza, tendrá una serie de características que, según tus creencias y tu identidad, podrá resultarte más o menos desafiante.

Cada estado es válido y simplemente traen información de como estas procesando estos cambios en tu interior. La aceptación de cada etapa es necesaria para que puedas atravesarlo desde el desapego al estado presente y puedas integrar la actualización de tu versión.

  • Gestionar adecuadamente tus emociones:

Comprender qué estas sintiendo en cada etapa y qué haces con eso que te sucede, puede hacer una gran diferencia.

Regístralos, respíralos, hazles lugar y quizás puedas identificar cual es la mejor forma de gestionar esa energía interior: llorarla, escribirla, bailarla, hablar con alguien que te escuche sin querer imponer su punto de vista, habitarla y permitirte dejarla ir.

Puede que, en la etapa de gestación o incluso en la crianza, afloren cuestiones de tu propio pasado. Cada conflicto es una oportunidad de sanar eso que tengas pendiente. Abrázate y dale lugar a trabajarlos conscientemente.

Puede ayudarte la práctica de meditación o de mindfulness, para estar presente en cada estado que atravieses y transformarte con ellos

  • Atender qué tipos de pensamientos son los que generalmente tienes:

Para esto, es necesario practicar la presencia, la atención al presente y registrar como te estas sintiendo puede darte información muy clara de qué clase de pensamientos estas teniendo.

¿Son de amor, confianza, empoderamiento, compasión? ¿O vienen desde el miedo, la desconexión, las viejas creencias que ya no van con quien estas siendo?

Regístralos para que, si lo necesitas, puedas cambiarlos desde el lenguaje.

Puedes ayudarte con mantras o música que te transmita mensajes positivos.

  • Aceptar que lo único permanente en la vida, es el cambio:

Es muy común que en este trabajo de autoconocimiento, te des cuenta que ya no quieres ciertas cosas y empiezas a descubrir nuevas que van mas con esta nueva forma de pensar que trajo la revolución de la maternidad.

Acepta que puedes cambiar con fluidez y alegría, actualizando el software de tu mente y alienándote con nuevas acciones acorde a esas nuevas creencias.

  • Aprender a trabajar en equipo:

Muchas veces queremos abarcarlo todo y eso nos genera mayor exigencia y estrés.

A su vez, si hay compañeros de crianza, puede que esto sea contraproducente para toda la familia, no dar ese espacio y sentimiento de co-creación.

Delega aquello que puedas: quehaceres de la casa, ocuparse de la comida, la hora del baño, etc y date la oportunidad de rediseñar tus rutinas acordes a lo que necesites en cada etapa.

Si tienes oportunidad de generar redes para “criar en tribu” (puede ser familia extendida, amigos de mucha confianza), aprende a fluir con la ayuda que te ofrezcan y agradécela (no la niegues), dándole lugar para que puedan ser partícipes de tu sostén físico, emocional y psíquico.

Mas adelante, cuando tu bebé crezca, también dar lugar a que pueda generar su propia relación genuina y que se conozcan auténticamente, será primordial para el buen funcionamiento de la familia y nuestra salud integral.

  • Aprender de los errores:

Y esto básicamente, es aceptar que, en un nuevo rol, siempre hay aprendizajes. Los errores son parte de la vida, al actuar, podemos cometerlos, pero siempre podemos capitalizar esa experiencia.

Preguntarte ¿Qué puedo aprender de esto? y la próxima vez, ¿cómo podría hacerlo diferente? Puede darte herramientas para mejorar día a día.

Estos tips te ayudaran a Volver a conectar contigo, desde quien estas siendo hoy para acompañar, criar y educar a este ser que te eligió para su evolución personal. Mientras más te conozcas, más amor, respeto y libertad podrás brindarte y descubrir el Ser quien en verdad viniste a Ser.

 

Leer el artículo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here