Yoga en suspensión

Yoga en suspensión

Yoga en suspensión


By: Gaia Staff  |  Jan. 07, 2016

Es verdad que en el mundo del entrenamiento, y sobre todo del fitness, cada vez que se habla de una nueva forma de entrenar o de nuevos mecanismos para poner a mover nuestro cuerpo, parece que se ha descubierto la pólvora. Hace unos días nuestra profesora de pilates Karol Tamayo, nos hablaba del entrenamiento en suspensión y su aplicación en el Método Pilates  “como un entrenamiento que permite realizar ejercicios multidimensionales, útiles, eficaces y seguros con el propio peso corporal y la fuerza de la gravedad, que desarrollan la fuerza y al mismo tiempo mejora la flexibilidad, equilibrio y la estabilidad de la parte central del cuerpo (core)”

Por fin estamos siendo conscientes de que el cuerpo no entiende de músculos, sino de movimientos. Es decir, que el trabajo analítico y específico en una máquina para fortalecer un músculo en concreto, estaba muy bien, pero es un trabajo aislado, y si pensamos bien: ¿En nuestra vida cotidiana cuándo usamos el bíceps y solo el bíceps? Más bien nunca…

Nuestra pregunta sería: ¿Es aplicable también al yoga?

Como sabemos, el yoga es una excelente disciplina para trabajar la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y, por supuesto, la relajación. El TRX es una de las herramientas más conocidas para trabajar en suspensión. Es un sistema de cuerdas y cintas, que se sujetan al techo o cualquier elemento en alto que nos proporcione una sujeción adecuada. Gracias a su extraordinaria flexibilidad el TRX es el perfecto complemento del yoga, apoyándolo en los movimientos más avanzados.

Las posturas de yoga que habitualmente realizamos en el suelo, ahora se combinan con la suspensión en el TRX, permitiendo profundizar en algunas posturas que de otra manera no hubiera sido posible. Es importante que recordemos que estamos practicando yoga, no entrenando con el TRX. Lo que significa que se respetará el ritmo armonioso y estable del movimiento junto a la respiración.

Entre los beneficios que contamos gracias a esta nueva herramienta:

Se potencian los efectos del yoga: tanto para aumentar la fuerza, mejorar la alineación corporal, el equilibrio, la flexibilidad..

Es un ejercicio amable con las articulaciones y se centra mucho en el core, despertando las capas más escondidas de nuestro núcleo central.

Ninguna lesión nos impedirá practicar esta variante de yoga en suspensión.

Lograremos relajar las tensiones mientras trabajamos la fuerza corporal de la parte superior e inferior del cuerpo

Aumentaremos en gran medida la movilidad.

Esperamos que os haya resultado revelador este nuevo concepto para introducir en vuestras prácticas. Si tienes un TRX no dudes en empezar a probarlo. Si no, no te preocupes, sigues contando con nuestro amplio catálogo de clases para realizar dónde y cuándo tú quieras.



Practica Pranayama y sube tu energía en otoño

Practica Pranayama y sube tu energía en otoño

Uno de los pilares del yoga es la práctica de Pranayama, que engloba distintas técnicas respiratorias destinadas a equilibrar y potenciar nuestra energía vital.
La palabra Prana tiene varios significados. Es esa energía vital que nos rodea, que habita en nosotros y que está presente en todas las cosas y en el universo, es nuestro motor. Prana también se refiere a respiración, o aire inspirado.
La palabra Yama tiene a su vez varios significados relacionados entre sí: longitud, extensión, alargar, expandir y restringir, detener, duración de la respiración.
Si lo unimos todo, podríamos decir que el Pranayama abarca la gestión y la duración de la respiración y de la energía de vida.

Respirar es un acto inconsciente, es decir, no necesitamos pensar en respirar ya que los pulmones se mueven por sí mismos en un acto reflejo, igual que el movimiento del corazón y el de otros órganos. Pero cuando ponemos conciencia en ello y se atiende al proceso, la respiración cambia, se vuelve más presente y la toma de oxígeno se optimiza. Esto tiene un efecto físico y energético.

“Si la respiración es agitada, la mente está agitada. Controlando la respiración el yogi alcanza la quietud mental”. Hatha Yoga Pradipika

El ritmo de nuestra respiración refleja con claridad nuestros estados de ánimo. Una respiración tranquila denota serenidad, las tomas de aire son profundas y con un ritmo preciso. Pero una respiración rápida o entrecortada se asocia a estados de ansiedad, intranquilidad, temor…
Aprender a controlar el modo en que inhalamos y exhalamos se revela como una gran herramienta, a la hora de gestionar estados emocionales agudos y el manejo del estrés.
Cuando la calidad de la respiración mejora el efecto en el sistema nervioso es instantáneo, ya que el cerebro recibe más oxígeno y por lo tanto mayor alimento y energía.
Es interesante observar que una de las formas más intuitivas y sencillas de meditación es respirar conscientemente. De inmediato la mente se sitúa en la acción presente, se genera concentración y nos serenamos, así que no es de extrañar que respirar constituya la base de meditar.

La llegada del frío sensibiliza las vías respiratorias, que en el aspecto más sutil, están ligadas a emociones de tristeza y melancolía. El otoño es además una estación de introspección y recogimiento, la naturaleza ralentiza su ritmo y favorece el encuentro con estos sentimientos, que no tienen por qué ser negativos.
Observarlos, respirarlos y dejarlos ir exhalación tras exhalación, es sin duda un bonito ejercicio de auto conocimiento y un paso más en el camino hacia el equilibrio.
La práctica de Pranayama también fortalece el sistema respiratorio en el aspecto más físico. Si la energía vital se incrementa, nuestro sistema inmunitario mejora y tenemos mejor capacidad de reacción ante las afecciones propias del otoño y el invierno como los catarros, la gripe, los molestos resfriados, o la faringitis.
Por lo tanto, si no estás familiarizado con estas técnicas, este es el momento perfecto para empezar a explorar y aplicarlas a tu práctica de yoga.

Existen numerosas formas de Pranayama y cada una tiene un objetivo y praxis diferente; en próximos artículos iré profundizando en ellas para que tengáis una guía básica de estos beneficiosos ejercicios.
Citaré algunos esenciales: Anuloma Viloma, Kapalabhati, Nadisodhana y Ujay.
Suelen practicarse al comienzo o al final de las clases de yoga, pero también de modo independiente, en casa, en el trabajo, en la naturaleza es especialmente efectivo, como preparación para la meditación y siempre que se necesite sentir equilibrio, concentración o calma.
También hay pequeños gestos que podemos empezar a hacer ya para respirar mejor, como cuidar la postura de la espalda manteniéndola recta y con el pecho bien abierto; favorecer que la nariz esté siempre limpia para respirar mejor, limpiezas diarias de agua salada van realmente bien; y simplemente observar cómo respiramos en general para empezar a establecer una relación más activa con nuestro aparato respiratorio.

“El acto de respirar nos da la vida, y respirar conscientemente nos hace conscientes de ella”.

Leer el artículo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here