Esta práctica te invita a cultivar la escucha del cuerpo, del movimiento y de la fluidez del vinyasa. Esto te ayudará a aquietar la mente y conectar con tu ser para observar los pensamientos. De esta forma serás más consciente de los momentos en los que sales de la práctica para regresar más adelante a través de la propia respiración. Es una práctica dinámica y vigorizante que te recomendamos hacer en la mañana para enraizarte y llevar energía a tu cuerpo durante el día.

5

Instructor/HostMario Silva