El desapego en la práctica del yoga

El Desapego En La Práctica Del Yoga

El desapego en la práctica del yoga


By: María González Santos  |  Nov. 04, 2015

Mi primer contacto con el yoga fue en la adolescencia, por aquel entonces me ceñía únicamente a su parte física a través de asanas, desconociendo lo que significaba la práctica correcta del yoga , la verdadera unión y conexión entre el cuerpo, mente y alma.

Ya en la edad adulta, retomé mi práctica, pero esta vez siendo totalmente consciente de lo que realmente buscaba en el yoga. Fue a partir de ahí cuando me di cuenta de que el yoga siempre llega a la vida de una persona en el momento adecuado, esa necesidad de búsqueda hacia uno mismo, es la que te dirige hacia tu senda espiritual, a lo que realmente somos, a nuestra verdadera esencia.

De manera autodidacta, recibiendo clases en diferentes centros y siguiendo las enseñanzas de algunos maestros, he ido y voy ampliando mis conocimientos, teniendo siempre presente su práctica, por que yoga es “practica”, no podemos conocer nuestra mente si no se medita, ni realizar una asana correctamente si no aprendemos a escuchar nuestro cuerpo.
El yoga te acerca a tu verdadero ser, y te aleja de lo que no es necesario, ayudándote a vivir una vida más plena.

LA LEY DEL DESAPEGO

Todo practicante de yoga ha oído hablar alguna vez sobre la ley del desapego, servicio o acción desinteresada , uno de los pilares del Dharma.

De manera casi automática estamos acostumbrados a esperar resultados en todo lo que hacemos, y si estos no son lo esperado nos sentimos frustrados, y aparece el sufrimiento. Una persona apegada a lo material satisface sus deseos mundanos, temporalmente, ya que nunca se sentirá satisfecha.

La ley del desapego tiene mucho que ver con la práctica del karma yoga, o yoga de la acción, es la unión del alma con lo supremo, todas las actividades realizadas van dirigidas como si se tratase de una ofrenda, a nuestro ser superior, tomando esta actitud nuestra dedicación se centra en realizar todas nuestras acciones lo mejor que podamos, sin enfocarnos en los resultados.

Hacer lo que tenemos que hacer en ese momento, y después olvidarnos de ello. El desapego es autoentrega, autodedicación sin esperar nada a cambio. Como si se tratase de un acto de caridad, renunciamos y nos desapegamos de los frutos del trabajo.

El Karma yoga nos ayuda a calmar y purificar nuestra mente, desarrollamos compasión, tolerancia y humildad.

En nuestra práctica de yoga, tenemos la oportunidad de trabajar el desapego, poniendo toda nuestra atención al realizar las asanas o a la hora de practicar la meditación.
Tomando consciencia de cada inhalación y de cada exhalación, siendo también conscientes de nuestros pensamientos, efímeros y pasajeros sin apegarnos a ellos. Dedicando nuestra práctica a lo supremo e iniciándola con una intención verdadera.

La vida, al igual que el yoga se basa en fluir, si en nuestro día a día nos apegamos a las cosas materiales, a pensamientos que nos incomodan, y a ciertas personas, sentiremos la misma tensión y malestar que si por ejemplo en nuestra práctica forzamos más de la cuenta una retención, el autentico sentido del yoga se habrá perdido.

Como en cualquier rama del yoga, es importante tener disciplina con uno mismo, empezando por nuestros pensamientos, ya que el inicio de cualquier apego parte de un pensamiento, un recuerdo, un anclaje, que nos hace repetir los mismos actos.

Siendo conscientes y permaneciendo alerta, conseguiremos vivir plenamente el presente y cada momento como único y verdadero.


 

María González Santos

Autora del blog Yoga & Té.
Practicante de yoga, certificada en terapia floral, nutrición holística y herbodietetica.


 



Paschimottanasana y Uttanasana

Paschimottanasana Y Uttanasana

En el Yoga hay posturas que se parecen mucho, algunas resultan fáciles de confundir y en otras es llamativo observar que el dibujo del cuerpo es casi el mismo pero con cambios de ángulo. Es el caso de Paschimottanasana y Uttanasana; podría decirse que son prácticamente la misma posición realizada de pie y en el suelo, y aunque comparten beneficios y una construcción aparentemente similar, las diferencias marcan claramente que son asanas distintas.
Vamos a identificarlas.

Paschimottanasana: también denominada postura del “libro” o de “la pinza” , por la figura de cierre que forma el tronco sobre las piernas, significa “cierre de lo posterior” , paschima/ el oeste – Ttan/ estiramiento, refiriéndose al oeste como toda la zona posterior del cuerpo, piernas y espalda. Su traducción más esotérica quiere decir “subiendo hacia el oeste”. Es una de las principales asanas de flexión hacia adelante.

Uttanasana: es una flexión de caderas y columna hacia adelante que se ejecuta pie; coloquialmente recibe también el nombre de “postura de la pinza de pie” y facilita un estiramiento profundo de la parte posterior del cuerpo, bajo la influencia de la acción de la gravedad.
Es una asana básica y además una transición entre posturas, ayuda a deshacer tensión y a recuperar vitalidad, así que es frecuente realizarla de forma repetida a lo largo de una práctica.

Similitudes:

– Ambas son una flexión de caderas hacia adelante.

– Generan un intenso estiramiento en la parte posterior de las piernas, de la espalda y la nuca.

– Los brazos de las dos posturas son activos, la sujeción de los pies o los tobillos, piernas, o cinturón en Paschimottanasana, es fundamental para alargar la espalda y profundizar en la flexión de las caderas.

– Ambas relajan en sistema nervioso.

– Son asanas que favorecen una respiración profunda, tranquila y combaten los estados de ansiedad y el insomnio.

– En las dos posturas se masajea el abdomen y los órganos pélvicos, favoreciendo que se relajen y se regulen sus funciones.

Diferencias:

– Aunque las dos son poses que crean un efecto de descanso, Uttanasana se realiza de pie y por lo tanto es más activa, el efecto de estiramiento en las piernas es más intenso por el apoyo de la planta.

– Otra de las diferencias es la posición del tronco. En Uttanasana queda colgando hacia abajo, el estiramiento de la espalda es pasivo ya que se produce por la fuerza de la gravedad y el peso.

– Se deshace tensión en el cuello y la sangre fluye hacia el cerebro como en las inversiones, es decir, que el corazón queda por encima de la cabeza como en posturas como Sarvangasana, la vela, o Sirsasana.

Uttanasana pertenece a la secuencia de calentamiento de Saludos al Sol. Durante una práctica suele colocarse entre las asanas de pie y tiene la función de transición, descanso activo entre posturas para recuperar fuerza y elongar toda la parte posterior del cuerpo.

– Por el contrario Paschimottanasana suele colocarse en el bloque final de una serie, cuando el ritmo empieza a descender y se pasa a las posturas de suelo.

– El trabajo del tronco es activo en Paschimottanasana, la flexión de caderas nace desde el alargamiento de la espalda hacia arriba y hacia adelante, la musculatura está despierta y recibiendo dirección intencionadamente.

Con esta información puedes seguir practicándolas poniendo más conciencia en los detalles y profundizando en la percepción de tus sensaciones.
¡Qué las disfrutes!

 

Leer el artículo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here