Practica Pranayama y sube tu energía en otoño

Practica Pranayama y sube tu energía en otoño

Practica Pranayama y sube tu energía en otoño


By: Carla Sanchez  |  Nov. 13, 2015

Uno de los pilares del yoga es la práctica de Pranayama, que engloba distintas técnicas respiratorias destinadas a equilibrar y potenciar nuestra energía vital.
La palabra Prana tiene varios significados. Es esa energía vital que nos rodea, que habita en nosotros y que está presente en todas las cosas y en el universo, es nuestro motor. Prana también se refiere a respiración, o aire inspirado.
La palabra Yama tiene a su vez varios significados relacionados entre sí: longitud, extensión, alargar, expandir y restringir, detener, duración de la respiración.
Si lo unimos todo, podríamos decir que el Pranayama abarca la gestión y la duración de la respiración y de la energía de vida.

Respirar es un acto inconsciente, es decir, no necesitamos pensar en respirar ya que los pulmones se mueven por sí mismos en un acto reflejo, igual que el movimiento del corazón y el de otros órganos. Pero cuando ponemos conciencia en ello y se atiende al proceso, la respiración cambia, se vuelve más presente y la toma de oxígeno se optimiza. Esto tiene un efecto físico y energético.

“Si la respiración es agitada, la mente está agitada. Controlando la respiración el yogi alcanza la quietud mental”. Hatha Yoga Pradipika

El ritmo de nuestra respiración refleja con claridad nuestros estados de ánimo. Una respiración tranquila denota serenidad, las tomas de aire son profundas y con un ritmo preciso. Pero una respiración rápida o entrecortada se asocia a estados de ansiedad, intranquilidad, temor…
Aprender a controlar el modo en que inhalamos y exhalamos se revela como una gran herramienta, a la hora de gestionar estados emocionales agudos y el manejo del estrés.
Cuando la calidad de la respiración mejora el efecto en el sistema nervioso es instantáneo, ya que el cerebro recibe más oxígeno y por lo tanto mayor alimento y energía.
Es interesante observar que una de las formas más intuitivas y sencillas de meditación es respirar conscientemente. De inmediato la mente se sitúa en la acción presente, se genera concentración y nos serenamos, así que no es de extrañar que respirar constituya la base de meditar.

La llegada del frío sensibiliza las vías respiratorias, que en el aspecto más sutil, están ligadas a emociones de tristeza y melancolía. El otoño es además una estación de introspección y recogimiento, la naturaleza ralentiza su ritmo y favorece el encuentro con estos sentimientos, que no tienen por qué ser negativos.
Observarlos, respirarlos y dejarlos ir exhalación tras exhalación, es sin duda un bonito ejercicio de auto conocimiento y un paso más en el camino hacia el equilibrio.
La práctica de Pranayama también fortalece el sistema respiratorio en el aspecto más físico. Si la energía vital se incrementa, nuestro sistema inmunitario mejora y tenemos mejor capacidad de reacción ante las afecciones propias del otoño y el invierno como los catarros, la gripe, los molestos resfriados, o la faringitis.
Por lo tanto, si no estás familiarizado con estas técnicas, este es el momento perfecto para empezar a explorar y aplicarlas a tu práctica de yoga.

Existen numerosas formas de Pranayama y cada una tiene un objetivo y praxis diferente; en próximos artículos iré profundizando en ellas para que tengáis una guía básica de estos beneficiosos ejercicios.
Citaré algunos esenciales: Anuloma Viloma, Kapalabhati, Nadisodhana y Ujay.
Suelen practicarse al comienzo o al final de las clases de yoga, pero también de modo independiente, en casa, en el trabajo, en la naturaleza es especialmente efectivo, como preparación para la meditación y siempre que se necesite sentir equilibrio, concentración o calma.
También hay pequeños gestos que podemos empezar a hacer ya para respirar mejor, como cuidar la postura de la espalda manteniéndola recta y con el pecho bien abierto; favorecer que la nariz esté siempre limpia para respirar mejor, limpiezas diarias de agua salada van realmente bien; y simplemente observar cómo respiramos en general para empezar a establecer una relación más activa con nuestro aparato respiratorio.

“El acto de respirar nos da la vida, y respirar conscientemente nos hace conscientes de ella”.


 

Carla Sanchez

Profesora de yoga en aomm.tv y actriz. Practica yoga desde niña. El entusiasmo por la expresión y la conexión con el cuerpo son característica de su carácter. Recibe formación en Hatha yoga en la ‘Escuela Internacional’, y en Vinyasa Flow en Nueva York con ‘Evolation’


 



Aeroyoga: 7 beneficios del Yoga aéreo

Aeroyoga: 7 beneficios del Yoga aéreo

El Yoga aéreo, también conocido como Aeroyoga, representa una innovadora fusión de la práctica tradicional del yoga y la acrobacia aérea. En este artículo, exploramos sus distintas facetas, descubriendo sus beneficios para la salud, las posturas fundamentales y ofreciendo consejos para aquellos que se inician en esta práctica.

¿Qué es el yoga aéreo o aeroyoga?

El yoga aéreo es una modalidad del yoga que combina las posturas tradicionales (asanas) con un elemento aéreo, usando un columpio o trapecio. Esta práctica permite realizar asanas en suspensión, lo cual añade un nuevo nivel de desafío y beneficio a la práctica del yoga.

Popular por su enfoque lúdico y terapéutico, el yoga aéreo no solo mejora la flexibilidad y la fuerza, sino que también introduce una experiencia única de libertad y ligereza. Distinguiéndose del yoga acrobático por su énfasis en la suspensión y la fluidez, el yoga aéreo utiliza un columpio de seda que permite a los practicantes elevarse y moverse de maneras que desafían la gravedad.

Beneficios del Yoga aéreo para la salud y el bienestar

Practicar yoga aéreo aporta numerosos beneficios tanto físicos como mentales. Aquí detallamos algunos de los más destacados:

  • Fortalecimiento muscular: La práctica del aeroyoga contribuye significativamente al fortalecimiento de músculos, especialmente en la zona abdominal y los brazos.
  • Mejora de la flexibilidad: Al realizar posturas en suspensión, se incrementa la flexibilidad de manera notable.
  • Alivio del estrés: Las técnicas de respiración y meditación combinadas con el movimiento físico ayudan a aliviar el estrés.
  • Mejora del equilibrio y la coordinación: La necesidad de mantener el equilibrio en el aire refuerza la coordinación y la conciencia espacial.
  • Beneficios terapéuticos: Es especialmente beneficioso para personas con lesiones articulares o de espalda, ya que las posturas en suspensión reducen la presión en las articulaciones.
  • Estimulación del sistema circulatorio: Las posturas invertidas mejoran la circulación sanguínea y la oxigenación del cerebro.
  • Desarrollo de la confianza y el autocontrol: Aprender a maniobrar y confiar en el columpio para yoga aéreo fomenta la confianza en uno mismo y el autocontrol.

Ejercicio Equilibrio Brazos Hamaca 1163 2062

¿Cómo es una clase de aeroyoga?

Una clase de yoga aéreo comienza con un calentamiento que integra ejercicios de respiración y movimientos suaves para preparar el cuerpo. Luego, se procede a la práctica en el columpio, donde se exploran diversas posturas y secuencias, algunas de las cuales pueden ser inversiones o posturas más desafiantes que requieren un mayor control y fuerza. El instructor guía a los practicantes a través de cada asana, asegurando la correcta alineación y seguridad.

La clase suele concluir con un período de relajación, permitiendo a los participantes asimilar los beneficios de la práctica. Aunque puede parecer intimidante al principio, las clases de yoga aéreo son accesibles para personas de todos los niveles, ya que las posturas se adaptan según la experiencia y capacidad de cada uno.

Descubriendo las posturas del Aeroyoga

El yoga aéreo introduce una variedad de posturas que varían desde las más básicas hasta las más avanzadas, todas realizadas con la ayuda de un columpio. Estas posturas no solo mejoran la fuerza y la flexibilidad, sino que también añaden un elemento lúdico y desafiante a la práctica. Al estar suspendidos, los practicantes pueden experimentar una mayor amplitud de movimiento y profundizar en las asanas de una forma que no es posible en el yoga tradicional.

Principales asanas en el Yoga Aéreo

Las asanas en el yoga aéreo varían desde variaciones de posturas clásicas hasta nuevas creaciones específicas para el uso del columpio. Ejemplos populares incluyen la versión aérea del perro boca abajo, el guerrero y la paloma. Estas posturas permiten a los practicantes sentir una sensación única de ingravidez y libertad, a la vez que trabajan intensamente la musculatura y mejoran la flexibilidad.

Posturas invertidas y su impacto

Las inversiones son una parte central del yoga aéreo. Estas posturas, como el parado de cabeza o la postura del murciélago, invierten la orientación habitual del cuerpo y mejoran la circulación sanguínea. Además de sus beneficios físicos, las inversiones tienen un efecto notable en la claridad mental y el alivio del estrés, ofreciendo una perspectiva fresca y revitalizante.

Equilibrio y control en el Aeroyoga

El yoga aéreo pone un énfasis particular en el equilibrio y el control. Al estar suspendidos, los practicantes deben utilizar su centro de gravedad para mantener la estabilidad, lo que resulta en un fortalecimiento significativo de la musculatura central del cuerpo. Esta práctica también desarrolla la conciencia del cuerpo y la capacidad de controlar los movimientos con precisión.

Actitud Yoga Arco Hamaca 1163 2078

Aeroyoga: Una práctica apta para todos

El yoga aéreo es una disciplina inclusiva que se adapta a personas de todas las edades y niveles de habilidad. Debido a su naturaleza adaptable y los beneficios terapéuticos que ofrece, es una opción excelente tanto para principiantes como para yoguis experimentados. Además, su enfoque terapéutico lo hace ideal para personas con ciertas lesiones o limitaciones físicas.

Yoga aéreo o aeroyoga en embarazadas

El yoga aéreo puede ser una práctica segura y beneficiosa durante el embarazo, siempre bajo la supervisión de un instructor calificado. Las posturas adaptadas y el soporte del columpio ayudan a aliviar la tensión en la espalda y las articulaciones, lo que es especialmente valioso durante este período.

Yoga aéreo para niños

El yoga aéreo es también una actividad fantástica para niños, ofreciendo una forma divertida y estimulante de desarrollar la fuerza, la flexibilidad y la coordinación. Además, les ayuda a mejorar la concentración y la confianza en sí mismos, al tiempo que disfrutan de la sensación de volar.

Consejos para empezar con el Yoga Aéreo

Iniciar tu viaje en el yoga aéreo puede ser una experiencia emocionante y enriquecedora. Aquí hay algunos consejos clave para asegurar un comienzo seguro y agradable:

  • Elige una clase adecuada: Comienza con clases diseñadas para principiantes y asegúrate de que el instructor tenga experiencia en yoga aéreo.
  • Escucha a tu cuerpo: Presta atención a tus sensaciones y limitaciones físicas, avanzando gradualmente y sin forzar movimientos.
  • Practica la paciencia y la perseverancia: Aprender nuevas posturas y técnicas lleva tiempo, así que sé paciente contigo mismo y persistente en tu práctica.

Disfruta del proceso: Recuerda que el yoga aéreo es tanto sobre disfrutar la experiencia como sobre el ejercicio físico; disfruta la sensación de libertad y ligereza que ofrece.

Leer el artículo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrecerte.

Testing message will be here