Qué es una experiencia extracorporal y cómo se logra

Qué es una experiencia extracorporal y cómo se logra

Una experiencia extracorporal (EEC) es un fenómeno en el cual una persona siente que su conciencia se separa de su cuerpo físico. Esta experiencia puede ocurrir de manera espontánea o ser inducida a través de diversas técnicas como la meditación y la visualización. En este artículo exploramos qué son las experiencias extracorporales, cómo se sienten, los distintos tipos que existen, y cómo inducirlas para transformar tu vida.

¿Qué es una experiencia extracorporal?

Una experiencia extracorporal es un estado en el cual la conciencia de una persona se percibe fuera de su cuerpo físico. Durante este fenómeno, las personas a menudo reportan una sensación de flotar sobre su cuerpo y de observarse desde una perspectiva externa. Este tipo de experiencias puede ocurrir durante el sueño, la meditación, o incluso de manera espontánea.

Este fenómeno ha sido objeto de estudio en diversas disciplinas, incluyendo la neurociencia y la psicología, así como en prácticas espirituales y místicas. Los científicos intentan explicar las experiencias extracorpóreas a través de mecanismos cerebrales y estados alterados de conciencia, mientras que, desde el ámbito espiritual, estas experiencias se interpretan como una prueba de la existencia del alma o de dimensiones más allá del plano físico.

En el documental “Insight Out: Revelaciones de la experiencia extracorpórea“, disponible en Gaia, se exploran estos fenómenos a través de testimonios personales y análisis de expertos. El documental ofrece una visión profunda y comprensiva de las experiencias extracorporales, considerando tanto las explicaciones científicas como las espirituales, y cómo estas experiencias pueden influir en la comprensión de la conciencia y la realidad.

¿Qué se siente cuando se tiene una experiencia extracorporal?

Quienes han experimentado una EEC a menudo describen sensaciones de flotación, ligereza, y una desconexión del cuerpo físico. Durante una EEC, es común sentir que se está observando el propio cuerpo desde arriba, y este fenómeno puede venir acompañado de una intensa claridad mental y emocional.

Además, muchos reportan una sensación de paz y libertad, ya que se encuentran en un estado donde las limitaciones físicas no existen. Este estado puede permitir una mayor exploración de la conciencia y, en algunos casos, encuentros con entidades espirituales o visitas a lugares lejanos, todo sin dejar el lugar donde realmente se encuentra el cuerpo.

Diferencia entre sueños lúcidos y experiencias extracorpóreas

Los sueños lúcidos y las experiencias extracorpóreas son fenómenos distintos aunque ambos implican un estado de conciencia alterado. En los sueños lúcidos, el soñador está consciente de que está soñando y puede tener cierto control sobre el contenido y las acciones dentro del sueño. Este tipo de sueños ocurre durante la fase REM del sueño y es una experiencia interna dentro de la mente del soñador.

Por otro lado, las experiencias extracorpóreas implican una sensación de separación del cuerpo físico y la percepción de observarse a sí mismo desde una perspectiva externa. A diferencia de los sueños lúcidos, las EEC no se limitan a la fase REM y pueden ocurrir durante la meditación, en estados de relajación profunda o incluso espontáneamente. Mientras que los sueños lúcidos son experiencias internas, las EEC se perciben como experiencias externas que trascienden los límites del cuerpo físico.

Distintos tipos de experiencias extracorporales

Las experiencias extracorporales se pueden clasificar principalmente en dos tipos: inducidas y espontáneas:

  • Las experiencias fuera del cuerpo inducidas se logran mediante técnicas diseñadas para separar la conciencia del cuerpo físico. La meditación profunda, la visualización guiada y la respiración controlada son algunas de las prácticas que pueden facilitar este tipo de experiencias. Estas técnicas ayudan a alcanzar un estado de relajación y enfoque mental que permite a la conciencia explorar otras dimensiones.
  • Las experiencias extracorporales espontáneas ocurren sin preparación previa y pueden ser sorprendentes para quienes las experimentan. A menudo suceden durante el sueño, en estados de relajación profunda o en situaciones de trauma. Un ejemplo común es la experiencia cercana a la muerte, donde la persona puede sentir que flota fuera de su cuerpo y observa el entorno desde una perspectiva externa.

Cómo inducir una experiencia extracorporal

Inducir una experiencia extracorporal (EEC) puede lograrse mediante técnicas de meditación y visualización que ayudan a alcanzar un estado profundo de relajación y enfoque mental. Aquí te presentamos un método detallado dividido en pasos sencillos:

  • Preparación del entorno: Encuentra un lugar tranquilo donde no serás interrumpido. Configura una iluminación suave y considera usar música relajante para crear un ambiente propicio.
  • Relajación progresiva: Siéntate o acuéstate cómodamente. Comienza relajando cada parte de tu cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, liberando cualquier tensión acumulada.
  • Enfoque en la respiración: Respira profundamente por la nariz y exhala lentamente por la boca. Concéntrate en el ritmo de tu respiración para calmar tu mente y cuerpo.
  • Visualización del entorno: Imagina un lugar pacífico y seguro, como una playa o un jardín. Visualízate allí, sintiendo cada detalle del entorno para profundizar en la relajación.
  • Flotación imaginaria: Visualiza que te elevas suavemente sobre tu cuerpo físico. Siente cómo te despegas lentamente de la superficie y flotas hacia arriba.
  • Mantener la calma: Permanece tranquilo y enfocado mientras exploras la sensación de estar fuera de tu cuerpo. Cuando estés listo para regresar, visualiza tu descenso y reintegración en tu cuerpo físico lentamente.

El papel de la glándula pineal en las experiencias extracorporales

La glándula pineal, ubicada en el centro del cerebro, juega un papel crucial en la inducción de experiencias extracorporales. Esta pequeña glándula es responsable de la producción de melatonina, que regula los ciclos de sueño, pero también se ha asociado con la producción de DMT, una sustancia química que se cree que facilita estados alterados de conciencia.

La activación de la glándula pineal a través de la meditación y otras prácticas puede ayudar a alcanzar estados de conciencia elevados, facilitando las experiencias extracorporales. Esta activación se logra mediante técnicas que incrementan la presión interna de la glándula, promoviendo la secreción de neuroquímicos que inducen estados místicos.

En la serie Rewired, el Dr. Joe Dispenza explica cómo la activación de la glándula pineal puede llevar a experiencias trascendentales y cómo esto puede transformar nuestra percepción de la realidad y nuestro bienestar general. Dispenza presenta métodos específicos para activar esta glándula y acceder a estados elevados de conciencia, facilitando experiencias fuera del cuerpo y otras formas de exploración espiritual.

Cómo cambia tu vida luego de una experiencia fuera del cuerpo

Las experiencias extracorporales pueden tener un impacto profundo en la vida de una persona. A menudo, quienes las experimentan reportan una transformación en su percepción de la realidad y una mayor comprensión de su propósito en la vida. Estas experiencias pueden ofrecer una sensación de conexión con el universo y un entendimiento más profundo de la existencia.

Las EEC también pueden aliviar el miedo a la muerte y proporcionar consuelo sobre la continuidad de la conciencia más allá de la vida física. Las personas que han tenido estas experiencias suelen sentirse más en paz y menos temerosas sobre el fin de la vida, viendo la muerte como una transición en lugar de un final.

Además, las EEC pueden mejorar la calidad de vida diaria, fomentando una mayor espiritualidad y una conexión más fuerte con uno mismo y con los demás. La integración de las lecciones y percepciones obtenidas durante una EEC puede llevar a una vida más plena y significativa.

Relatos famosos de experiencias extracorporales

Las experiencias extracorporales han sido vividas y documentadas por diversas personas, ofreciendo testimonios que han inspirado a muchos a explorar este fenómeno. A continuación, se presentan tres relatos famosos de individuos que han tenido experiencias fuera del cuerpo, cada uno con un impacto significativo en su vida y trabajo.

Eben Alexander

Eben Alexander, un neurocirujano de renombre, tuvo una experiencia extracorporal mientras estaba en coma debido a una meningitis bacteriana. En su libro “Proof of Heaven“, Alexander describe cómo su conciencia se separó de su cuerpo físico y viajó a un reino espiritual lleno de amor y paz. Esta experiencia transformó su visión de la vida y la muerte, llevándolo a creer firmemente en la existencia de una conciencia más allá del cuerpo físico.

Durante su experiencia, Alexander se encontró en un paisaje celestial, rodeado de seres de luz y sintiendo una profunda conexión con el universo. Esta vivencia cambió radicalmente su enfoque profesional y personal, impulsándolo a investigar y compartir sus conocimientos sobre la conciencia y la espiritualidad.

Robert Monroe

Robert Monroe, un pionero en la investigación de las experiencias fuera del cuerpo, documentó sus propias experiencias en su libro “Journeys Out of the Body”. Monroe comenzó a tener estas experiencias espontáneamente y luego desarrolló técnicas para inducirlas de manera controlada. Fundó el Monroe Institute, donde enseñó a otros a explorar la conciencia a través de técnicas de meditación y sonido.

Monroe relató sus viajes a diversos planos de existencia, donde exploró dimensiones y realidades alternativas. Su trabajo no sólo proporcionó un marco teórico para entender las experiencias extracorporales, sino que también ofreció herramientas prácticas para que otros pudieran experimentar y explorar su propia conciencia de manera segura y controlada.

Anita Moorjani

Anita Moorjani, autora del libro “Morir para ser yo”, tuvo una experiencia extracorporal durante un coma causado por un cáncer terminal. Moorjani relata cómo se sintió completamente separada de su cuerpo y experimentó una sensación de unidad con el universo. En este estado, recibió profundas revelaciones sobre la vida y la importancia del amor y la autenticidad.

Moorjani describe cómo, durante su experiencia, se encontró en un estado de pura conciencia donde comprendió el propósito de su vida y la naturaleza del amor incondicional. Su experiencia resultó en una recuperación milagrosa de su enfermedad y una transformación completa de su vida y perspectiva, llevándola a compartir su historia y mensajes de esperanza y sanación con el mundo.



Mediumnidad: un viaje hacia la comunicación espiritual

Mediumnidad: un viaje hacia la comunicación espiritual

La mediumnidad es una capacidad que permite a ciertas personas comunicarse con entidades de otros planos existenciales. En este artículo exploramos las facetas y profundidades de la mediumnidad, desglosando su significado, sus métodos y su historia, proporcionando un panorama completo para entender este fenómeno intrigante.

¿Qué significa ser médium?

Ser médium significa tener la capacidad de actuar como un canal entre el mundo físico y las dimensiones espirituales, facilitando el intercambio entre seres humanos y entidades no corpóreas como espíritus de fallecidos y guías espirituales. Esta habilidad se manifiesta en diferentes formas, incluyendo la clarividencia (ver entidades espirituales), la clariaudiencia (escuchar mensajes espirituales) y la psicometría (leer información de objetos físicos).

Los médiums son fundamentales en el proceso de proporcionar consuelo y comprensión a aquellos que buscan cerrar ciclos con eventos o seres del pasado. A través de su conexión única, facilitan la comunicación que permite a las personas recibir mensajes y señales importantes, ofreciendo una perspectiva espiritual que puede ser importante para el crecimiento personal y la sanación emocional.

La mediumnidad se explora en profundidad en el primer episodio de la serie “Desafiando las Creencias“. Allí, Luis Tobajas dialoga con el renombrado médium Aldo Linares. Este capítulo profundiza en las posibilidades de la existencia más allá de la muerte, ofreciendo perspectivas únicas sobre la comunicación espiritual y la mediumnidad.

¿Cómo es una sesión de mediumnidad?

Una sesión de mediumnidad generalmente comienza con el médium estableciendo un entorno tranquilo y protegido, donde tanto el consultante como el médium puedan sentirse seguros y relajados. Es común que el médium pida permiso al mundo espiritual para comunicarse y solicite la presencia de guías espirituales para facilitar una conexión clara y protegida. La intención es crear un espacio sagrado que permita una comunicación fluida y respetuosa.

Durante la sesión, el médium entra en un estado de concentración o trance ligero, que le permite sintonizar con las frecuencias del plano espiritual. Los mensajes pueden llegar en forma de imágenes, sonidos, sensaciones o incluso emociones intensas. El médium interpreta estos signos y los transmite a la persona que consulta. No todas las comunicaciones son verbales; algunas pueden ser impresiones o sentimientos que el médium describe a su cliente.

Al final de la sesión, es habitual que el médium ofrezca un momento para que la persona que consulta pueda hacer preguntas o pedir clarificaciones sobre la información recibida. Luego, se cierra la sesión con una oración de agradecimiento a las entidades espirituales por su guía y protección. Es importante que tanto el médium como la persona que consulta se tomen un momento para anclar y limpiar su energía, asegurando que la conexión espiritual se cierre adecuadamente.

¿Qué tipo de mensajes se reciben en una sesión de mediumnidad?

En una sesión de mediumnidad, los mensajes recibidos pueden variar ampliamente, dependiendo de las necesidades de la persona que consulta y de las entidades que se comunican. Estos mensajes están destinados a proporcionar guía, confort, o resolución de asuntos pendientes. A menudo, son personales y significativos, diseñados para ayudar en la curación, el entendimiento o el crecimiento personal.

  • Consejos y guía: Los espíritus a menudo ofrecen consejos para enfrentar desafíos personales o decisiones importantes. Pueden proporcionar percepciones o sugerencias basadas en su visión más amplia del plan de vida de la persona.
  • Mensajes de consuelo: Es común recibir mensajes de seres queridos fallecidos que buscan tranquilizar a sus familiares, demostrando que están en paz y siguen presentes de alguna forma. Estos mensajes pueden ayudar a aliviar el dolor y fomentar el proceso de duelo.
  • Advertencias y precauciones: Algunas veces, los mensajes contienen advertencias sobre problemas de salud futuros, malas decisiones o relaciones negativas. Estas advertencias buscan proteger a la persona y guiarla hacia un camino más seguro.
  • Validaciones y confirmaciones: Los espíritus pueden proporcionar información que valide emociones, situaciones o decisiones pasadas. Este tipo de mensajes refuerza la sensación de estar conectado con el universo y de estar en el camino correcto.
  • Resolución de asuntos pendientes: Los mensajes también pueden incluir disculpas o explicaciones sobre situaciones conflictivas o malentendidos pasados. Esto puede ser esencial para el cierre emocional y la sanación tanto del receptor como del espíritu.

¿Quién puede ser médium?

La mediumnidad no se limita a un tipo específico de persona; personas de cualquier edad, cultura o trasfondo pueden descubrir que poseen este don. Aunque algunas personas pueden mostrar habilidades naturales desde una edad temprana, otras pueden desarrollarlas más tarde en la vida. Lo esencial es la disposición para conectar con el plano espiritual y la capacidad de abrir la mente y el corazón a experiencias que van más allá de lo tangible.

La predisposición a la mediumnidad puede ser innata o puede ser estimulada por eventos vitales significativos, como una experiencia cercana a la muerte o una crisis personal profunda. Estas experiencias a menudo actúan como catalizadores, despertando una sensibilidad hacia la energía sutil y las dimensiones espirituales. Sin embargo, tener una inclinación natural no es un requisito; con el entrenamiento y la práctica adecuada, casi cualquier persona puede desarrollar la capacidad de mediar entre los mundos.

¿Cómo saber si tengo el don de la mediumnidad?

Reconocer el don de la mediumnidad suele comenzar con la percepción de señales o la recepción de mensajes que otros no detectan. Estas experiencias pueden manifestarse como intuiciones fuertes, sueños vívidos o incluso voces sin una fuente aparente. Si estas percepciones se hacen más frecuentes o intensas, podría ser una señal de habilidades subyacentes a la mediumnidad.

Además, una tendencia a sentir las emociones o pensamientos de otros intensamente o una conexión especial e inexplicable con ciertos lugares también puede indicar potencial mediúmnico. La clave está en la observación consciente de cómo estas experiencias afectan y se integran en la vida diaria. Aquellos que encuentran que estos eventos les traen claridad o consuelo, en lugar de miedo o confusión, podrían estar descubriendo su camino hacia la práctica mediúmnica.

¿Cómo se llega a ser médium?

Desarrollar habilidades mediúmnicas a menudo comienza con la educación y la práctica en técnicas de desarrollo espiritual y energético. La meditación es fundamental, ya que ayuda a calmar la mente y a fortalecer la conexión con el plano espiritual. Asistir a talleres o clases con médiums experimentados también puede proporcionar las herramientas necesarias para entender y controlar estas habilidades.

La práctica constante es crucial para cualquier aspirante a médium. Esto incluye no solo ejercicios de meditación y energía, sino también participar en círculos espirituales donde se puede practicar la recepción y entrega de mensajes bajo la supervisión de profesionales. Estos entornos permiten un espacio seguro para explorar y afinar las habilidades mediúmnicas, aprendiendo a discernir entre diferentes tipos de energías y mensajes.

Historia y orígenes de la mediumnidad

La mediumnidad ha sido una parte integral de muchas culturas a lo largo de la historia, con evidencias que se remontan a las civilizaciones antiguas como Egipto, Grecia y Roma. En estas culturas, los médiums eran vistos como puentes entre los dioses y los humanos, proporcionando guía y revelaciones esenciales. Estas figuras eran a menudo veneradas y temidas, dependiendo de las creencias y estructuras de poder locales.

Durante la Edad Media, la percepción de la mediumnidad cambió considerablemente debido a la influencia de la Iglesia. Los médiums eran frecuentemente etiquetados como brujas o herejes y perseguidos en consecuencia. Sin embargo, en sociedades secretas y entre ciertos grupos esotéricos, la mediumnidad continuó practicándose y pasando de generación en generación como un arte espiritual profundo.

El interés moderno por la mediumnidad resurgió en el siglo XIX con el movimiento espiritista, particularmente a través de figuras como los hermanos Fox en los Estados Unidos y más tarde, Allan Kardec en Europa. Este período marcó el inicio de un estudio más formalizado y la práctica de la mediumnidad, llevando a un amplio reconocimiento y a la formación de sociedades espiritistas en todo el mundo.

Literatura y recursos sobre la mediumnidad

Para aquellos interesados en profundizar su comprensión sobre la mediumnidad, hay una variedad de recursos y literatura disponible que ofrece desde guías prácticas hasta análisis históricos y filosóficos.

  • “El Libro de los Espíritus” de Allan Kardec: Publicado por primera vez en 1857, este libro es considerado la piedra angular del espiritismo moderno. Kardec presenta una serie de preguntas y respuestas que afirman haber sido comunicadas por espíritus, ofreciendo una visión sistemática sobre moral, filosofía y la naturaleza del alma.
  • “Médiums: Cómo comunicarte con los espíritus” por Rose Vanden Eynden: Esta guía moderna proporciona herramientas prácticas y consejos para aquellos que desean desarrollar habilidades mediúmnicas. El libro también aborda la ética y la responsabilidad que conlleva esta práctica.
  • “Las andanzas de un espiritista” de Arthur Conan Doyle: El célebre autor de Sherlock Holmes, también un ferviente espiritista, explora la historia de la mediumnidad desde la antigüedad hasta el siglo XX. Doyle ofrece tanto relatos personales como casos documentados que estudian la veracidad y los desafíos de la mediumnidad.
  • “El Médium, el Vidente y el Psíquico” por Laura Lynne Jackson: Este libro proporciona una exploración personal y profunda sobre cómo la autora equilibra su vida normal con sus capacidades extraordinarias. Jackson comparte sus experiencias y las lecciones aprendidas, apuntando a guiar a otros que pueden estar despertando a sus propias habilidades.
Leer el artículo

Más sobre Consciencia expandida

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrecerte.