Yoga aéreo

Yoga aéreo

Yoga aéreo


By: Carla Sanchez  |  Dec. 02, 2015

Hace unos cinco años empecé a oír hablar del yoga aéreo, una de las modalidades más recientes del yoga, que se distingue por practicarse sobre un columpio o trapecio. Las fotos que veía en internet eran fabulosas, gente haciendo bonitas posturas en el aire con el soporte de telas de colores; parecía tan divertido e inspirador ¡qué ganas tenía de probarlo!
Esa Navidad mi madre, que es una adelantada y ya había tomado algunas clases, me sorprendió con un precioso trapecio de seda malva como regalo. Ya no tenía excusa.

Pero ¿qué es el yoga aéreo? mucha gente lo confunde con “Acro”, que viene de la palabra acrobacia. Sin duda tienen algunos puntos en común: sentido acrobático, una pequeña dosis de riesgo, virtuosismo en las posturas… sin embargo “aero” viene de la palabra aéreo, es decir, en el aire; es el Yoga que se practica en el aire.
La primera clase a la que asistí me encantó. Tener una práctica avanzada es por supuesto una ventaja, rápidamente te entregas a la experiencia de estar en suspensión y confías en tu fuerza y sentido del espacio. Aún así me asombré de lo nuevo y estimulante que me resultaba todo.

El trapecio o swing, su nombre en inglés, es la herramienta de trabajo, aunque también se utiliza la esterilla o mat como complemento.
Este columpio es de seda y existen dos modelos, una gran tela que puede cambiar de posición según las posturas, y otro más elaborado con sujeciones fijas a distintas alturas y aparentemente más estable.
Las asanas se adaptan al hecho de tener el cuerpo colgando, lo que resulta increíblemente relajante cuando no hay que ejercer fuerzas.
La zona abdominal es la clave, se fortalece muchísimo y se crea una conexión muy clara entre equilibrio y centro de gravedad, generando conciencia de ello.
Tener tono en los brazos ayuda, porque determinadas posturas requieren de agarres firmes, aunque no es un requisito, se irán fortaleciendo a medida que te impliques en la práctica.

Lo que yo he encontrado en el Yoga aéreo es pura diversión. Es un estilo antidepresivo, de hecho, se hacen muchas inversiones y siempre he sostenido como profesora que las posturas invertidas nos ayudan a dar la vuelta a las cosas, a mirarlas desde otro ángulo y por supuesto, a llevar sangre al cerebro y oxigenarlo profundamente, cosa que favorece todo lo anterior.
Además me aporta pequeñas y necesarias dosis de desafío. El trapecio añade a algunas asanas la cualidad de acrobacia circense, o más propia de la danza; y cuando uno es amante de las cosas bonitas también busca embellecer la práctica de yoga.
Es una buena manera de trabajar el vértigo, o la sensación de aprensión que a veces provoca a muchas personas ponerse con la cabeza hacia el suelo.

Ese primer día de clase entré dormida y cansada, y salí llena de energía, de muy buen humor y con ganas de hacer mil cosas. ¡Lo mejor es que eso duró el día entero!
Aviso, aunque tu práctica de yoga sea constante, lo más probable es que a la mañana siguiente tengas unas agujetas espectaculares en los costados y zonas de los brazos que no sabes que existen. Esto demuestra que hay que cambiar de rutinas físicas cada cierto tiempo, también de estilo ¿por qué no?. La musculatura se acostumbra a todo y el resto de los grupos musculares se empobrecen, así que practicar otros yogas es una buena forma de trabajar el cuerpo de manera integral.

¿Y para quién es este estilo?
para cualquiera que tenga ganas de diversificar su práctica de yoga y explorar una vía más lúdica.
para personas con lesiones articulares, o de espalda, ya que tiene una vertiente terapéutica que favorece realizar posturas restando peso y por lo tanto, aliviando la presión articular.
para todo aquel que se sienta atraído por lo acrobático.
para yogis y yoginis que amen la diversión, el juego y aprender continuamente.


 

Carla Sanchez

Profesora de yoga en aomm.tv y actriz. Practica yoga desde niña. El entusiasmo por la expresión y la conexión con el cuerpo son característica de su carácter. Recibe formación en Hatha yoga en la ‘Escuela Internacional’, y en Vinyasa Flow en Nueva York con ‘Evolation’


 



No quiero hacer esa postura de yoga

no quiero hacer esa postura de yoga 2

La asana es una postura de yoga con la que se busca mejorar tu cuerpo y tu mente. Hay diferentes tipos de asanas: de pie, de flexión posterior, flexión anterior, torsiones, posturas de equilibrio, invertidas, de relajación y meditación. Es normal tener preferencias por un tipo según tus características físicas y mentales. Así, hay algunas que practicarías todos los días y hay otras que no practicas voluntariamente.

No quiero hacer esa postura de yoga

Todos hemos tenido alguna vez una asana que no nos gusta y que nos produce rechazo.
Cuando nuestro profesor nos indica su práctica, mentalmente nos quejamos y deseamos que pase rápido. Durante los siguientes minutos resoplamos y miramos a los compañeros que muestran un excelente dominio de la postura que nosotros no tenemos mientras nos tiemblan los músculos.

Pues esa es la postura que más hemos de practicar. Cuando mental y físicamente rechazamos una asana es de la que más podemos aprender.
Debemos preguntarnos:

  • ¿Por qué no me gusta esta postura?
  • ¿Contra qué estoy luchando?
  • ¿Tengo una dificultad física real o mental?
Leer el artículo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here