Alimentación en primavera

Alimentación en primavera

Alimentación en primavera


Por: Gaia |  Mar. 19, 2014

La primavera ya está aquí; los días se alargan, el sol asoma entre las nubes, los almendros están en flor y los narcisos, jacintos y tulipanes nos anuncian el cambio de estación. Las cigüeñas surcan los cielos buscando ramitas para rehacer sus nidos. Los parques y jardines se llenan de trinos y cantos de pájaros. Los empleados de bares y cafeterías empiezan a sacar las mesas y sillas a las terrazas, mirando al cielo con actitud de súplica.

Todavía vendrán días de frío y lluvia, incluso alguna nevada tardía, pero ya no es lo mismo. La promesa de los días cálidos, la cercanía de la época sin abrigos ni jerseys, la certeza de saber que el sol volverá a brillar y a calentarnos, hacen estas últimas semanas de frío mucho más llevaderas.

En las tiendas y centros comerciales todo se llena de colores, vertidos veraniegos, tirantes, pantalones cortos, sandalias, tejidos livianos y fresquitos con los que estamos deseando cubrir nuestros cuerpos, o descubrirlos totalmente.

En la frutería también aparecen nuevas delicias: las fresas son las reinas de la estación. Después vendrán otras grandes reinas, las cerezas, y los nísperos, albaricoques…

En cuanto a verduras ahora es tiempo de espárragos, habas, guisantes y todo tipo de coles. Verduras y hortalizas de color verde, con alto contenido en clorofila que ayuda a desintoxicar el organismo y depurar la sangre de toxinas.

Depurar y purificar, justo lo que necesita nuestro cuerpo después del invierno, limpiar los excesos de energía pesada y densa del invierno.

Para depurar reduciremos la cantidad de proteína diaria (excepto en los niños y embarazadas) y aumentaremos la ingesta de verduras de todo tipo. Las ligeramente amargas y picantes son buenas purificantes: berros, ortigas, rabanitos, alcachofas, puerros, borrajas.

En primavera seguimos necesitando energía que caliente, nutra y equilibre, pero no tanto como en estaciones pasadas. Debemos reducir factores como la sal, el tiempo de cocción, aceite (fritos), condimentos salados, presión; e integraremos más alimentos y métodos más ligeros como el vapor, hervidos, escaldados, salteados o germinados. 

Las sopas deberán ser más ligeras que en invierno, con menos cereales y leguminosas y más verduras.

Continuamos utilizando las algas con regularidad y utilizaremos el aceite con moderación, sustituyendo los fritos por salteados. Pero sin eliminarlo totalmente.

La fruta tiene el efecto energético de enfriar y aunque ahora nos resulte muy tentador intentaremos recordar que todavía no es verano. Es recomendable utilizar frutas estacionales aplicando algún factor como el fuego (compotas) o la sal (frutas maceradas).

Si quieres encontrar la salud practicando yoga, en  Gaia puedes aprender la práctica del  Saludo al Sol.

Gratis


Atención plena en tu alimento

atencion plena en tu alimento 2

El alimento es energía, es medicina.

Lo que llevas a tu boca determina como estás. Somos lo que comemos.

Pero además de elegir conscientemente tu alimento, de conectar con proveedores naturales, conocer cuáles son las mejores combinaciones para que tu cuerpo esté bien nutrido a través de alimentos cercanos a la tierra, es muy importante que prestes atención a COMO COMES.

¿A qué me refiero? A que comiences a activar tus 5 sentidos, que puedas generarte un ritual en al menos una o dos de tus comidas diarias.

Tómate tu tiempo (que no son más de 20 minutos) para sentarte y disfrutar de tu comida. Entre comer bien y mal existe muy poco espacio de diferencia y te aseguro que para tu organismo no es lo mismo. Comer rápido y nervioso/a en tu oficina al lado del computador no es una buena opción, pero sucede a diario, y el tiempo que te toma es el mismo que si te sentaras fuera de tu box y tomaras un tiempo de relax y conexión con tu alimento.

No es creencia, es experiencia. Todo lo que te cuento pruébalo, experimentalo y saca tus propias conclusiones, pero date el espacio para poder vivirlo.

Presta atención si estás ingiriendo el alimento en un estado emocional desequilibrado, de ansiedad, de ira, de estrés. Cuando reconozcas la emoción sería bueno que no ingieras el alimento en ese estado, respira profundo, libera la emoción y luego dale paso a tu alimento-medicina.

Por esta razón es que permanentemente te recuerdo la palabra CONSCIENTE.

Porque es transversal a todas las áreas de tu vida, cuando decides transitarla en forma consciente, empoderándote, haciéndote cargo, ya no hay vuelta atrás…

Si estás atento/a, si escuchas a tu cuerpo, si percibes como se encuentra tu mente, tus emociones, estarás más disponible para que este proceso de alimentarte en forma natural sea fluído y placentero.

Tu cuerpo es sabio, solo resta que puedas estar presente en su totalidad.

Como ejercicio te invito a que tomes algún alimento y que te conectes con todos los sentidos, observándolo, oliéndolo, tocándolo, sintiendo su gusto, masticándolo, tragándolo y percibiendo qué sucede cuando ingresa a tu organismo, como se siente con este nivel de registro y consciencia.

Personalmente me gusta agradecer cada vez que me siento a la mesa, intencionar con amor ese alimento que será la energía que me representará en el día a día.

Leer el artículo

Más sobre Salud alternativa

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece

Testing message will be here