La alimentación durante el otoño

La alimentación durante el otoño

La alimentación durante el otoño


Por: Gaia |  Oct. 08, 2013

Ha llegado el otoño, y con él la lluvia y el viento. Los árboles cambian de color brindándonos hermosos paisajes con coloridos bosques bajo un cielo gris plomizo. Poco a poco se irán desnudando para con sus hojas servir de protección a la tierra contra el frío que se avecina. Las aves comienzan su migración hacia lugares más cálidos donde pasar el invierno. Los animales se preparan para el invierno abasteciéndose de comida, buscando un lugar donde guarecerse o mudando su pelaje que les servirá de abrigo.

Todo en la naturaleza invita al recogimiento y la interiorización. Nosotros, humanos, aunque vivimos en modernos edificios con aire acondicionado y calefacción que nos enfrían en verano y nos calientan en invierno, también debemos recibir al otoño en nuestro cuerpo y nuestra mente, aceptar el cambio de estación y darle la bienvenida como se merece.

Al igual que la savia de los árboles desciende por sus ramas y su tronco para concentrarse y ser almacenada, preparándose para renacer en la siguiente primavera, así nosotros debemos brindarnos el tiempo de replegarnos, en actitud meditativa, cosechar los frutos de las experiencias vividas durante el verano y preparar la venida del oscuro invierno.

Las tardes lluviosas invitan a una buena lectura junto al calor del hogar, o a una charla relajada compartiendo una taza de té.

También se producen cambios en nuestras apetencias en lo que a alimentación se refiere. Se acabó el tiempo en que apetecía una ensalada fresca o un buen gazpacho. Ahora nuestro cuerpo nos pide lo que necesita: alimentos para el otoño cuya energía ayuda a interiorizar, calentar y relajar.

Es aconsejable comer menos ensaladas y bebidas frías y fruta, e incrementar el consumo de sopas, cereales, leguminosas y verduras de la estación, aderezado con especias como el jengibre, clavo, canela o hierbas aromáticas secas. Comenzamos a utilizar cocciones lentas que nos calentarán y reforzarán; también es aconsejable cocinar al vapor o en olla a presión.

El sabor estrella del otoño es el dulce; el dulce natural, no el azúcar y los pasteles. En estos meses es importante nutrirnos con alimentos dulces naturales. Podemos utilizar pequeñas cantidades de melaza para complementar platos. Alimentos cuyo sabor natural es el dulce son: arroz, avena, mijo, patatas, calabaza, boniato, zanahoria, frutas y frutos secos, garbanzos y lentejas, etc.

Ahora es época de cosechar, podemos encontrar gran variedad de frutas y verduras de la estación en nuestra despensa: calabazas, cebollas, nabos, calabacines, coles, manzanas, peras, melocotones, moras… Podemos hacer conservas y compotas o mermeladas y hacer acopio de reservas para el invierno. Además tomar la fruta cocinada es más apropiado para esta estación que comerla cruda.

Sopa de verduras y cochayuyo

El alga cochayuyo es poco conocida en nuestro país, aunque se puede encontrar en herbolarios y tiendas de productos ecológicos. Tiene un sabor suave y delicioso y es una gran fuente de calcio, magnesio, y otros minerales y oligoelementos.

Ingredientes:

• Alga cochayuyo
• Cebolla, ajo, patata, calabaza, repollo, coliflor, calabacin, nabo, boniato, o cualquier otra verdura de la estación.
• Aceite de oliva virgen
• Sal o caldo vegetal
• Tomillo seco
• Polvo de setas deshidratadas.

En una cazuela de barro con un fondo de aceite, rehoga la cebolla, el ajo, y el cochayuyo. Ve añadiendo poco a poco la patata, calabaza y las demás verduras troceado en piezas pequeñas e irregulares. Cuando tengas todas las verduras, rehoga 5 minutos más. Después añade el agua que deberás haber calentado previamente para evitar que se rompa el barro. Sazona al gusto, añade el tomillo y una pastilla de caldo vegetal de calidad, o todavía mejor, una cucharada de setas trituradas. Deja cocer a fuego lento, tapado durante 20 minutos o hasta que la verdura esté tierna. Esta sopa acepta todo tipo de variantes, puedes añadir cereales, leguminosas, usar las verduras que tengas en ese momento, añadir un poco de salsa de tomate, jengibre, etc.

¡Que aproveche!

 



Alimentación consciente: Qué es y qué beneficios tiene

Alimentación consciente: Qué es y qué beneficios tiene

La alimentación consciente es más que una forma de comer; es un enfoque integral que abarca cuerpo, mente y alma. Esta práctica nos invita a reflexionar sobre nuestra relación con la comida y a entender cómo nuestras elecciones alimenticias afectan nuestro bienestar general. En este artículo exploramos la esencia y los múltiples beneficios de la alimentación consciente. PARA SABER MÁS HAZ CLIC AQUÍ.

Definición y principios de la alimentación consciente

La alimentación consciente es un enfoque de nutrición que implica plena atención y presencia en el acto de comer. Se centra en la calidad y origen de los alimentos, y en la experiencia de comer con apreciación y gratitud. Este método va más allá de elegir alimentos saludables; se trata de comprender cómo cada bocado afecta nuestro cuerpo, mente y alma.

Los principios de la alimentación consciente incluyen la elección de alimentos orgánicos, sostenibles y locales, comer en respuesta a las señales de hambre reales del cuerpo y evitar el consumo excesivo. Además, promueve la importancia de disfrutar los alimentos, comer lentamente y reconocer el impacto de nuestras elecciones alimenticias en el mundo.

Al comer conscientemente, no solo nutrimos nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios, sino que también alimentamos nuestra mente con pensamientos positivos y nuestra alma con una sensación de paz y satisfacción.

Este enfoque ayuda a alinear nuestras necesidades físicas con nuestras emociones y valores espirituales. Al ser conscientes de lo que comemos, cómo lo comemos y por qué lo elegimos, podemos lograr un equilibrio que beneficia no solo nuestra salud física, sino también nuestro bienestar emocional y espiritual.

Beneficios de la alimentación consciente

Adoptar una alimentación consciente conlleva una variedad de beneficios que se extienden a varios aspectos de nuestra vida. Estos incluyen:

  • Mejora en la digestión: Al comer más despacio y con atención, facilitamos el proceso digestivo.
  • Conexión emocional: Reconocemos cómo los alimentos afectan nuestro estado de ánimo y bienestar emocional.
  • Reducción del estrés: El acto consciente de comer puede ser una práctica meditativa.
  • Elecciones saludables: Nos inclinamos más hacia alimentos que nutren y benefician nuestro cuerpo.
  • Sostenibilidad: Fomentamos prácticas alimenticias que son respetuosas con el medio ambiente.
  • Conciencia y gratitud: Desarrollamos una mayor apreciación por los alimentos y su origen.
  • Equilibrio y bienestar: Contribuimos a un mayor equilibrio en nuestra salud física y mental.
  • Conexión espiritual: La alimentación consciente puede ser un acto espiritual, alineando nuestra nutrición con nuestros valores más profundos.

 

La conexión entre alimentación consciente y espiritualidad 

La alimentación consciente está íntimamente ligada a la espiritualidad, ofreciendo un camino para profundizar nuestra conexión con nosotros mismos y con el universo. Esta práctica nos permite sintonizarnos más plenamente con nuestro ser interior y nuestras necesidades emocionales y espirituales. Al adoptar una alimentación consciente, no solo cuidamos nuestro cuerpo físico, sino que también nutrimos nuestra alma, llevándonos hacia una mayor claridad, paz interior y conexión espiritual.

Nutrición del alma y su impacto en la vida espiritual 

Elegir alimentos que nutren tanto el cuerpo como el alma es un acto de alimentación espiritual. Alimentos como frutas frescas, verduras, granos integrales y semillas, son puros y llenos de vida, y se consideran no solo nutritivos sino también elevadores de la energía espiritual. Al alinear nuestras elecciones alimenticias con nuestros valores espirituales y éticos, fortalecemos nuestra conexión con la naturaleza y el universo, enriqueciendo así nuestra experiencia espiritual.

La conexión entre alimentación consciente y la glándula pineal 

La alimentación consciente también puede beneficiar la glándula pineal, conocida como el “tercer ojo” en muchas tradiciones espirituales, que juega un papel crucial en la regulación de los ritmos circadianos y la producción de melatonina. Incluir en nuestra dieta alimentos ricos en nutrientes que apoyen la salud de esta glándula puede mejorar la calidad del sueño y aumentar la claridad mental, fortaleciendo así nuestra conexión con la intuición y la percepción espiritual.

Comida consciente: Haciendo elecciones alimenticias más informadas 

Elegir alimentos conscientemente es un aspecto fundamental de una alimentación consciente. Esto implica ser cuidadosos y deliberados al seleccionar los alimentos que consumimos, teniendo en cuenta su impacto en nuestro cuerpo, nuestra mente y el medio ambiente.

Identificando y eligiendo alimentos conscientes 

Identificar y elegir alimentos conscientes significa buscar alimentos que sean nutritivos, orgánicos y producidos de manera ética y sostenible. Esto incluye leer etiquetas, comprender de dónde provienen nuestros alimentos y optar por opciones que promuevan la salud y el bienestar.

La importancia de conocer el origen de nuestros alimentos 

Conocer el origen de nuestros alimentos es crucial en una alimentación consciente. Al entender de dónde vienen nuestros alimentos y cómo se producen, podemos tomar decisiones más informadas y éticas que reflejen nuestros valores y contribuyan a un mundo más sostenible.

La nutrición como herramienta de sanación 

La alimentación consciente puede ser una herramienta poderosa para la sanación. Al elegir alimentos que son buenos para nuestro cuerpo y nuestra mente, podemos abordar problemas de salud física y emocional, y encontrar un camino hacia una mayor armonía y equilibrio.

Esta práctica nos ayuda a ser más atentos a las necesidades de nuestro cuerpo y a responder de manera que promueva la curación y el bienestar. Al alimentarnos de manera consciente, no solo estamos cuidando nuestro cuerpo, sino también nuestra mente y nuestro espíritu, lo que lleva a una salud integral.

Consejos para integrar la alimentación consciente en la vida diaria 

Integrar la alimentación consciente en nuestra vida diaria es un proceso que requiere tiempo y dedicación. Sin embargo, con algunos cambios simples y sostenidos, podemos transformar nuestra relación con la comida y disfrutar de los beneficios de una alimentación más consciente.

  • Comienza por hacer pequeños cambios, como elegir alimentos orgánicos y locales cuando sea posible.
  • Dedica tiempo a preparar tus comidas, disfrutando del proceso y siendo consciente de los ingredientes que utilizas.
  • Come en un ambiente tranquilo y sin distracciones, prestando atención a las señales de hambre y saciedad de tu cuerpo.
  • Experimenta con recetas nuevas y sabores, explorando diferentes culturas culinarias y ampliando tu paladar.
  • Mantén un diario alimentario para reflexionar sobre tus elecciones alimenticias y cómo te hacen sentir.

La alimentación consciente no es solo una forma de comer; es un camino hacia un mayor bienestar y una vida más plena y conectada. Al adoptar esta práctica, no solo mejoramos nuestra salud física, sino que también enriquecemos nuestra vida emocional y espiritual.

 

 

Leer el artículo

Más sobre Salud alternativa

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrecerte.

Testing message will be here