5 mitos falsos sobre la meditación

5 mitos falsos sobre la meditación

5 mitos falsos sobre la meditación


Por: Gaia |  Sep. 23, 2014

Seguro que has escuchado en algún momento alguna de estas frases referidas a la meditación. O tal vez tú mismo te has hecho una idea equivocada de lo que es. Aquí te vamos a desmentir algunos de esos mitos falsos que rodean esta sencilla y práctica técnica.

1. La meditación es sólo para quienes siguen un camino espiritual.

Afortunadamente para los demás, no es así. Es cierto que las distintas tradiciones espirituales han utilizado diversas técnicas de meditación y contemplación para alcanzar fines espirituales, pero no tienen la exclusividad. De hecho, millones de personas en el mundo meditan sin profesar ninguna religión. Para meditar sólo hay que tener ganas de sentirse mejor, más tranquilo y sereno, más centrado en las actividades cotidianas; y tal vez conocernos un poquito más.

Todo el mundo puede beneficiarse de esta poderosa herramienta, y de hecho quienes más lo necesitan no son aquellos que están retirados del mundo, sino precisamente los que estamos totalmente inmersos en él, sometidos a altos niveles de estrés producidos por la acumulación de tareas y quehaceres, compromisos y obligaciones; y dirigiendo la orquesta una mente charlatana y egocéntrica que o bien no nos deja concentrarnos con su parloteo incesante o no nos permite descansar por la noche.

2. Meditar requiere mucho tiempo. 

Mucha gente cree que para meditar hay que sentarse durante mucho tiempo, una hora al día, y que si no es así no logrará ningún beneficio, ni siquiera estará “meditando”. Apenas 15 o 20 minutos de nuestro tiempo es suficiente para tener una práctica adecuada. Otra cosa importante es que desde el principio nuestro cuerpo y nuestra mente se beneficiarán de esta práctica. Puedes reservar un momento del día para meditar, o puedes aprovechar huecos muertos, tiempos de espera.

Meditar no requiere mucho tiempo, pero si constancia y compromiso con uno mismo. Si no puedes hacerlo a diario, medita al menos siempre que puedas. Eso siempre será mucho mejor que nada.

3. Para meditar hay que estar muy quieto en la postura del loto. 

Para hacer una meditación formal, si que es conveniente estar sentado y con la espalda recta, pero no necesariamente tiene que ser en loto, cada uno deberá encontrar la postura en la que se encuentre más cómodo, incluso puedes sentarte en un taburete o una silla, siempre manteniendo la espalda erguida. Aquellas personas enfermas o convalecientes que tienen que estar en cama, también pueden meditar tumbados. Además hay otros tipos de meditación en movimiento o meditaciones activas, se puede meditar caminando, bailando, cocinando, pintando, haciendo el amor. Cualquier acto, puede ser un acto meditativo, se trata de cultivar la actitud adecuada de silencio y observación atenta. 

4. Meditar es reflexionar sobre un asunto o problema concreto. 

Aunque este sea aproximadamente el significado que podemos encontrar en el diccionario, no lo es en el sentido de la práctica al que nos referimos. Cuando meditamos tratamos de observar los pensamientos sin dejarnos arrastrar por ellos, sería algo así como ver una película o leer un libro, la ves pero no estás dentro.

5. Meditar es dejar la mente en blanco. 

En absoluto, ni de parar los pensamientos. Pero sí de ralentizar su ritmo, y lo que es más importante, ser consciente de que los pensamientos están ahí, que vienen y van, observarlos, y dejar que se vayan, sin aferrarnos a ellos o entrar en discusiones internas. Si tratas de no pensar, te vas a sentir muy frustrado, porque es, yo diría que imposible.

Sin embargo, siéntate en silencio, y observa tu respiración como si no hubiese nada más en el mundo. El futuro no existe y el pasado tampoco. Solamente el presente, y en este preciso momento lo que haces es respira. Es lo que te mantiene vivo, de modo que atiéndela y siente el aire entrando y saliendo de tu cuerpo. Aparecerán pensamientos, muchos, pero si no les haces caso y no te dejas llevar por ellos, vuelves a la respiración, los pensamientos perderán peso e importancia y terminarán yéndose. Vendrán otros, y la mecánica será la misma. Trata de volver la atención a la respiración, al presente, al famoso aquí y ahora.

Eso es meditar. Desde el minuto 1 en que te sientas a meditar estás meditando.

Si quieres comenzar a meditar puedes hacerlo con Gaia.



Súbete al carro del Mindfulness

Súbete al carro del Mindfulness

Estar aquí. Ahora. En este preciso momento en el que mis dedos acarician el teclado y la música dulce envuelve mi atmósfera. Luz cálida y mi cuerpo descansando sobre el mullido sofá, los cojines en la espalda, la ropa suave resguardando mi piel y el olor cercano de la ropa recién lavada esperando plancha en alguna silla no lejos de mí… Los colores de la sala que mis ojos vislumbran más allá de la pantalla del portátil cuyo peso siento sobre mis rodillas, y mi Adriana moviéndose sutilmente dentro de mí, la redondez de mi barriga que mi mano izquierda se detiene a dibujar… Sonrisa ligera, respiración que mece mi pecho y mi vientre, relajando tensiones y aportando paz…

El inmenso placer de vivir al alcance de todos cuando rescatamos a nuestra mente de un pasado desaparecido y de la proyección en un futuro de pura imaginación y sin peso de realidad. Nos cuesta entender que solo aquí, en este presente, estamos viviendo de verdad, resguardados de los problemas que crea la mente, creciendo, entregados a la acción del momento y dados en toda nuestra calidad de seres humanos.

Ningún acto realizado de forma automática tiene el inmenso valor de aquellas acciones realizadas con plena conciencia. Planchar una camisa, conversar contigo, cocinar, trabajar, caminar, descansar y vivir eternamente como en ese beso en el que no existen más que el universo de sensaciones de sus labios en mis labios…

Vivir en el presente, aquietar la mente del mono de la que habla el budismo, ese que va de rama en rama, de pensamiento en pensamiento… Detenerla es un acto de puro amor hacia la vida, hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Leer el artículo

Más sobre Meditación

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrecer

La plataforma de streaming que explora Meditación, y Meditación para principiantes

Testing message will be here

Descubre lo que Gaia tiene para ofrecerte.

Testing message will be here