La práctica de yoga

La práctica de yoga

La práctica de yoga


Por: Gaia |  28 marzo, 2017

La práctica de yoga se adapta a las estaciones, porque todo cambio cíclico nos afecta física y anímicamente más de lo que creemos.

La primavera es una época bellísima pero también un momento de transición. Después del recogimiento invernal el cuerpo pide a gritos abrirse de nuevo, salir al exterior y llenarse de luz. Igual que un brote, renacemos para empezar un nuevo periodo de expansión.

article migration image 1920x1080 reverse table top ardha purvottanasana jpg

Purvottanasana

Purvottanasana significa estiramiento intenso del “Este”, asociado a la parte frontal del cuerpo en toda su extensión, desde de los dedos de los pies hasta la cumbre de la cabeza. Purva/ el Oriente, Ttan/ estiramiento. También se conoce como postura del plano inclinado boca arriba.

paschimottanasana seated forward bend 1024x576

Paschimottanasana

Es la contrapostura natural de Paschimottanasana, o asana del Libro, conectada íntimamente con la energía del otoño y el invierno. Una vez que flexionamos la columna hacia adelante con paschimottanasana habiendo estirado el oeste y masajeado el área abdominal, pasamos a compensar con la que estira toda la parte anterior del cuerpo en su completa longitud, el Este, que nos invita de dejar de ivernar.

Este asana es ideal practicarla en primavera, un momento de pura energía expansiva. La naturaleza comienza a despertar, reverdecer y finalmente a florecer para mostrarse con toda su hermosura, fuerza y plenitud.

Cuando expandimos completamente el pecho flexibilizamos la caja torácica, el diafragma, la articulación de los hombros, y a la vez los fortalecemos y tonificamos las muñecas y la musculatura de casi todo el cuerpo. Está considerada una postura de fuerza y de extensión.

Como es bastante exigente podemos ponerla en práctica de forma dinámica preparándonos así para mantenerla después entre cinco y diez respiraciones. Inhalando elevas la pelvis hacia arriba con energía y control, exhalando vuelves a apoyarla en la esterilla. Puedes repetir de cinco a diez veces.

purvottanasana flexionando

Sustitución

Si no puedes realizar Purvottanasana porque te molestan demasiado las muñecas, o tienes falta de tono en los brazos, sustituir flexionando las piernas es una opción más asequible, las rodillas quedan a la misma altura que los hombros de manera que formas las líneas de una mesa; la posición de brazos y manos se mantiene igual.

Otra alternativa es realizar la postura apoyando sobre los codos en lugar de las manos, el resto de la ejecución es la misma.

Beneficios

– Estira y alarga la musculatura de casi todo el cuerpo.
– Es adecuada después de haber realizado flexiones intensas.
– Como asana de fuerza fortalece piernas, glúteos, caderas, la musculatura de la espalda, los brazos y las muñecas.
– Estira el abdomen, toda la zona pectoral y la garganta.
– Flexibiliza las articulaciones de los hombros y la nuca.
– Relaja el plexo solar y es una postura oxigenante.
– Tonifica y lleva aire a todo el sistema nervioso.
– Es una postura energética.

Consejo: está contraindicada para dolencias en el cervicales, por ejemplo tortícolis. Si en general te molesta dejar caer la cabeza hacia atrás, te recomiendo mantener la mirada hacia adelante de forma que tus cervicales permanezcan en la vertical.

¡Qué la disfrutes!

INGRESA TU EMAIL SI QUIERES RECIBIR LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE GAIA

Testing message will be here

Al introducir tu correo electrónico, aceptas nuestros términos de uso y políticas de privacidad

Disfruta de esta práctia saludando a tu cuerpo a través de una vigorosa secuencia de Saludos al Sol progresivos y dinámicos. La energía solar es esencial para todo ser vivo, su ciclo es constante y ordenado; practicando estos movimientos conectarás con el Sol llevando vitalidad, orden y calor a tu cuerpo y a tu mente en cualquier momento del día.

Gratis

Suscríbete a Gaia ahora. Tenemos nuevos contenidos exclusivos cada semana para ti.

¡Elige la oferta que más te conviene y comienza tu camino de transformación con Gaia!

gaia yoga valueicons community ggradient



Halasana: claves para hacerla

Halasana: claves para hacerla

Esta inversión con las piernas por encima de la cabeza resulta maravillosamente rejuvenecedora para todo el sistema nervioso. Los órganos abdominales están contraídos y tonificados, mientras los hombros y el cuello están en completa descarga y libres de cualquier tensión habitual, y la columna estirada al máximo… sí, todos estos ajustes son característicos de Halasana (postura del arado) y te contamos en detalle toda la información que encierra este asana aquí.

Hoy vamos a concretar y a definir mejor las claves para realizar esta postura y su variante más directa: Karnapidasana (postura de las rodillas a las orejas).

Toma nota:

Es recomendable utilizar una o dos mantas dobladas, ya que por el peso del cuerpo, puede haber molestias en las vértebras cervicales. La mejor manera es colocando los hombros la distancia de tres dedos por dentro de la manta, no a ras los hombros de la doblez de las mantas.

Vigila no tener ningún obstáculo detrás de tu cabeza, ni en ella, tipo coleta o pinzas en el pelo.

La respiración puede ser difícil al principio, sobre todo si tenemos tripa. Esto sucede porque, en esta postura, los órganos abdominales están sobre el diafragma y los pulmones y por la presión que se produce en el cuello, al estar en contacto la barbilla con el pecho. Es bueno concentrarse en mantener una respiración normal.

Se recomienda dirigir la mirada hacia la punta de la nariz (Nasagrai drishti), es reconstituyente e incita a la calma.

Posiblemente, al principio no lleguemos con los pies a tocar el suelo, con lo que podremos mantener las rodillas flexionadas y cerca del rostro, sosteniendo aún con las manos la zona lumbar, y aquí estaremos cerca de Karnapidasana.

* Karnapidasana (postura de las rodillas a las orejas): este intenso estiramiento exige una gran flexibilidad en la columna y ejerce mucha presión en el cuello, sin embargo, quedándonos un poco antes de tanta exigencia, puede ser un paso previo a Halasana completo.

Otra opción si no llegamos bien a apoyar los pies en el suelo, sería colocarlos en un soporte. Puede ser un bloque de yoga o una banqueta o silla. Es importante sostener la espalda con las manos como hacemos en Sarvangasana.

*No tengamos prisa por alcanzar el suelo con los pies, es mejor tener prudencia a causarse una lesión. El peso de las piernas y una actitud relajada y de confianza harán el resto de la labor.

Esperamos haberos ayudado a ver más clara esta postura, favorita por muchísimos yoguis, con estas sencillas claves. Os proponemos esta práctica de nuestra profesora Vanessa Birnbaum “Flow invertido para viajeros”  muy recomendable en estos días!
Os esperamos en Aomm.tv.

Námaste.

Leer el artículo

Más sobre Objetivo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here