Posturas de yoga: Siddhasana

Posturas de yoga: Siddhasana

Posturas de yoga: Siddhasana

Posturas de yoga: Siddhasana


Por: Gaia |  Jul. 10, 2013

Hoy os presentamos la postura de yoga SiddhasanaSiddha significa un sabio de inspiración divina y siddhasana es conocida como la postura perfecta. Es una postura clásica de meditación, asequible para la mayoría de practicantes que en padmasana (el loto) sólo consiguen lastimarse.

TÉCNICA DE LA POSTURA SIDDHASANA

  • Sentado en el suelo con las piernas extendidas hacia el frente. En la postura siddhasana es opcional el uso de un cojín que eleve la pelvis del suelo para que esté más alta que las rodillas.
  • Flexiona la rodilla izquierda y lleva la planta del pie contra la parte interna del muslo derecho, colocando el talón izquierdo junto al perineo, o en su defecto, todo lo cerca de la pelvis que puedas.
  • Dobla ahora la pierna derecha y coloca el pie sobre el tobillo izquierdo. Inserta los dedos del pie entre muslo y pantorrilla izquierdos. De este modo los tobillos quedan cruzados.
  • Estira ahora tu columna vertebral hacia el cielo. Inclina ligeramente la barbilla hacia la nuez.
  • Extiende los brazos apoyando las manos en las rodillas y vuelve las palmas hacia arriba. Índice y pulgar se unen, y el resto de dedos permanecen extendidos.

RECOMENDACIONES PARA LA POSTURA SIDDHASANA

  • Procura mantener la espalda erguida, respetando la curvatura lumbar natural. Imagina que quieres tocar el techo con la parte más alta de tu cabeza.
  • Utiliza un cojín o manta doblada para sentarte sobre ella. Hazlo sobre el borde delantero del cojín, no en el centro. Al darle altura a la pelvis, ayudamos a que ésta se coloque en la posición correcta, las rodillas descienden hacia el suelo y resulta más fácil mantenerse erguido.
  • Mantén los hombros relajados.
  • Relaja los músculos del abdomen y deja que la respiración fluya libre y serena.

BENEFICIOS DE LA POSTURA SIDDHASANA

  • La postura siddhasana mantiene sana la región del pubis, abasteciéndolo de sangre.
  • Así mismo, la postura siddhasana favorece la circulación sanguínea en la zona lumbar y el abdomen.
  • Aporta elasticidad a las caderas, rodillas y tobillos.
  • Favorece la concentración. Está recomendada para la práctica de meditación y pranayama.

Si quieres ver clases con esta postura las tienes en Gaia.



Halasana: claves para hacerla

Halasana: claves para hacerla

Esta inversión con las piernas por encima de la cabeza resulta maravillosamente rejuvenecedora para todo el sistema nervioso. Los órganos abdominales están contraídos y tonificados, mientras los hombros y el cuello están en completa descarga y libres de cualquier tensión habitual, y la columna estirada al máximo… sí, todos estos ajustes son característicos de Halasana (postura del arado) y te contamos en detalle toda la información que encierra este asana aquí.

Hoy vamos a concretar y a definir mejor las claves para realizar esta postura y su variante más directa: Karnapidasana (postura de las rodillas a las orejas).

Toma nota:

Es recomendable utilizar una o dos mantas dobladas, ya que por el peso del cuerpo, puede haber molestias en las vértebras cervicales. La mejor manera es colocando los hombros la distancia de tres dedos por dentro de la manta, no a ras los hombros de la doblez de las mantas.

Vigila no tener ningún obstáculo detrás de tu cabeza, ni en ella, tipo coleta o pinzas en el pelo.

La respiración puede ser difícil al principio, sobre todo si tenemos tripa. Esto sucede porque, en esta postura, los órganos abdominales están sobre el diafragma y los pulmones y por la presión que se produce en el cuello, al estar en contacto la barbilla con el pecho. Es bueno concentrarse en mantener una respiración normal.

Se recomienda dirigir la mirada hacia la punta de la nariz (Nasagrai drishti), es reconstituyente e incita a la calma.

Posiblemente, al principio no lleguemos con los pies a tocar el suelo, con lo que podremos mantener las rodillas flexionadas y cerca del rostro, sosteniendo aún con las manos la zona lumbar, y aquí estaremos cerca de Karnapidasana.

* Karnapidasana (postura de las rodillas a las orejas): este intenso estiramiento exige una gran flexibilidad en la columna y ejerce mucha presión en el cuello, sin embargo, quedándonos un poco antes de tanta exigencia, puede ser un paso previo a Halasana completo.

Otra opción si no llegamos bien a apoyar los pies en el suelo, sería colocarlos en un soporte. Puede ser un bloque de yoga o una banqueta o silla. Es importante sostener la espalda con las manos como hacemos en Sarvangasana.

*No tengamos prisa por alcanzar el suelo con los pies, es mejor tener prudencia a causarse una lesión. El peso de las piernas y una actitud relajada y de confianza harán el resto de la labor.

Esperamos haberos ayudado a ver más clara esta postura, favorita por muchísimos yoguis, con estas sencillas claves. Os proponemos esta práctica de nuestra profesora Vanessa Birnbaum “Flow invertido para viajeros”  muy recomendable en estos días!
Os esperamos en Aomm.tv.

Námaste.

Leer el artículo

Más sobre Objetivo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here