Yoga, discapacidad y enfermedades autoinmunes o degenerativas

Yoga, discapacidad y enfermedades autoinmunes o degenerativas

Yoga, discapacidad y enfermedades autoinmunes o degenerativas


Por: Gaia |  Jul. 03, 2013

Es más que habitual escuchar la afirmación de que todo el mundo, independientemente de cual sea su estado de salud, puede practicar yoga. Aún así no es de extrañar que después de ver los esculturales cuerpos de profesores y practicantes de yoga haciendo posturas casi acrobáticas, impensables para la mayoría de los mortales, eso de que el “yoga es para todos”… quede en entredicho.

¿Qué hay de aquellas personas que tienen que lidiar a diario con el dolor y la frustración causados por enfermedades autoinmunes o degenerativas? ¿Y los que sufren una discapacidad servera y viven irremediablemente unidos a una silla de ruedas? ¿Es que ellos no pueden beneficiarse es esta antigua disciplina? La respuesta es SÍ. No solo pueden, sino que en su caso, la función terapéutica del yoga cobra todo su sentido.

Existen estudios científicos que demuestran que una práctica adecuada de yoga y meditación mejora la capacidad para manejar el estrés, controlar el dolor y, en general se produce una mejora en el estado de salud y anímico en pacientes con fibromialgia o esclerosis múltiple. Aunque sólo sea porque el yoga puede ser muy efectivo a la hora de combatir el estrés y la depresión, puede ser una medicina muy efectiva para los que conviven con la enfermedad, ayudándoles a mejorar su calidad de vida.

El yoga también puede ayudar de otras formas, contribuyendo a aumentar la conciencia sobre nuestro cuerpo, a respirar de forma regular y profunda, a mejorar el equilibrio y la coordinación, a aprender a soltar los músculos tensos, a mejorar la postura, o a dormir mejor. Aunque el yoga no pueda curar la enfermedad, su práctica puede crear esperanza y aumentar la sensación de bienestar y hasta alimentar el optimismo. Además, cuando te sientes mejor como resultado directo de algo que tú has hecho, esto te otorga cierta sensación de control y responsabilidad sobre tu salud y tu vida.

Ahora bien ¿qué tipo de yoga es el adecuado? Quedan descartadas las prácticas potentes que requieren grandes dosis de energía como el power yoga, ashtanga o vinyasa; nos decantaremos por Hatha o Iyengar en sus versiones más suaves y restaurativas. La práctica deberá utilizar todo tipo de apoyos y soportes (bloques, sillas, correas, mantas, pared, etc) para posibilitar el acceso a posturas que de otra forma quedarían relegadas. Resultan de gran utilidad las posturas restaurativas, que estiran los músculos de forma pasiva, a la vez que proporcionan una relajación profunda.

Es imprescindible buscar un profesional especializado, que trate cada caso de manera individual. Esto no quiere decir que la persona no pueda integrarse en una clase en grupo, simplemente tendrá otra manera de realizar las asanas. Buscar clases específicas en grupo también puede resultar muy beneficioso desde el punto de vista de la comunidad o sangha; encontrar un grupo de personas que entienden la enfermedad, con quien poder compartir dudas, miedos o victorias puede resultar terapéutico.

El karma yoga, basado en el servicio desinteresado para la sociedad, también resulta ser muy útil. Un estudio demuestra que aquellas personas con esclerosis múltiple que trabajaron como voluntarias en una línea telefónica para ayudar a otras personas con la misma enfermedad, mostraron mayores beneficios incluso que aquellos a los que aconsejaban. Efectivamente, cuando comienzas a escuchar las historias de los demás, tu propia historia empequeñece y pierde importancia. Cuando prestas tu ayuda y atención a aquellos que lo necesitan, la retribución es tan grande que en muchos casos podemos encontrar un nuevo sentido a nuestra vida.

Debido a la necesidad de creación de un programa específico con el seguimiento y supervisión de un profesor especializado, en Gaia no disponemos de prácticas de yoga específicas de este tipo, aunque sí que se pueden realizar las meditaciones guiadas de nuestra web.

Desde aquí, hacemos un llamamiento a todos los profesionales del yoga para que tengan en cuenta las necesidades especiales de estas personas y lo mucho que se beneficiarían con la práctica adecuada y regular de asanas, pranayama y meditación.

 



7 posturas de yoga para corredores

posturas para corredores

Todos sabemos los enormes beneficios que la práctica habitual de yoga conlleva en nuestro cuerpo y nuestra mente. Imaginemos lo que hará en personas que además practican otros deportes.

Hoy queremos profundizar en los corredores y en cómo el yoga es un aliado excelente para:

1º Mantener la musculatura fuerte y flexible.

2º Prevenir lesiones.

3º Manejar el estrés y desarrollar la concentración durante la carrera.

4º Mejorar la capacidad respiratoria.

5º Lograr un estado de conciencia corporal y control postural excelente.

Posturas de yoga para corredores

Las posturas de yoga más indicadas para los corredores son:

1-. SURYA NAMASKAR (Saludo al sol)

Es una secuencia dinámica de 12 posturas perfecta para preparar y calentar todo el cuerpo. Además nos ayudará a tomar conciencia de nuestro estado mental a través de la respiración.

2-. TADASANA (Postura de la montaña)

Nos invita a erguirnos con la majestuosa estabilidad y firmeza de una montaña. Es la postura de pie básica, mejora el equilibrio y ayuda a corregir malas posturas. Fortalece y tonifica todo el cuerpo.

3-. ADHO MUKHA SVANASANA (Postura del perro mirando hacia abajo)

La columna, los tendones de la parte posterior de la rodilla, los músculos isquiotibiales y los hombros reciben un beneficioso estiramiento, zonas muy “castigadas” por los corredores.

4-. JANU SIRSASANA (Postura de cabeza a rodilla)

Otra postura fantástica indicada para el estiramiento de la cadena posterior de las piernas. Se recomienda sostenerla entre 15-30 segundos con cada pierna.

5-. TRIKONASANA (Postura del triángulo abierto)

Sentiremos como se enraízan las plantas de los pies en el suelo y desde ahí percibimos la activación de las piernas para que, una vez que entramos en la postura, el estiramiento de los isquiotibiales sea intenso y profundo. Se puede sostener entre 30-50 segundos.

6-. SUPTA PADANGUSTHASANA (Postura tendida del pulgar del pie)

Relajamos la articulación de la cadera, tonificamos la columna, calmamos la rigidez lumbar y de la parte posterior de las piernas, además de favorecer el retorno venoso de las piernas hacia el corazón.

7-. SAVASANA (Postura del cadáver)

Tumbarnos en el suelo con los ojos cerrados permite que todo el cuerpo se relaje. Al principio, nos puede resultar tremendamente difícil, porque nuestra mente inquieta no consigue descansar y ello nos distrae de la paz que nos ofrece el cuerpo cuando alcanza la relajación profunda. Con práctica, mente y cuerpo se irán distendiendo con mayor facilidad y nos será de gran ayuda a la hora de ganar paz en momentos de tensión como en las competiciones.

 

Leer el artículo

Más sobre Objetivo

A través de una combinación única de prácticas de yoga, meditación, transformación personal y salud alternativa, te ayudamos a mejorar todo tu ser a nivel físico, emocional y espiritual. Para que alcances tu mayor potencial junto a miles de personas que sienten como tú.


Usa la misma cuenta y suscripción de Gaia para acceder desde tu navegador, tus dispositivos celulares y tu TV. Es más, puedes descargarte el contenido de Gaia para disfrutarlo offline.

Desktop, laptop, tablet, phone devices with Gaia content on screens
Apple icon iOS logo
Android icon logo
Chromecast circle icon logo
Roku logo
Amazon fire TV logo

Descubre lo que Gaia tiene para ofrece.

Testing message will be here